×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
16 Junio 2015 04:00:01
Ecos de un destape adelantado
El movimiento anticipado de Margarita Zavala por la candidatura presidencial del PAN en 2018, provocó ayer toda clase de reacciones que fueron desde las más institucionales, como la del presidente Enrique Peña Nieto que, desde Italia, lo consideró “una muestra de la vitalidad de nuestra democracia”, hasta las más virulentas como del senador panista Javier Lozano que descalificó a la exprimera dama porque “una cosa es querer y otra tener con qué”, mientras el poblano destacaba la experiencia de “mi gobernador Rafael Moreno Valle”.

Otras más no fueron públicas, pero igual se dieron como reacción al “destape” adelantado. Ayer en Casa Puebla el gobernador Moreno Valle encabezó una comida a la que asistieron Ricardo Anaya, candidato declarado a la dirigencia nacional del PAN, los dos nuevos gobernadores electos del PAN, Francisco Domínguez, de Querétaro, y Carlos Mendoza, de Baja California Sur, además de 40 diputados electos panistas y seis alcaldes también electos. En la comida se dio un “cierre de filas” a favor del Gobernador de Puebla y sus aspiraciones presidenciales al 2018 y, según nos dicen, y se expresó apoyo de los asistentes al proyecto del Mandatario poblano, lo que deja claro que la estructura panista no está del lado de Margarita.

Con todo, el anuncio de la exprimera dama llegó hasta el INE, cuyo presidente, Lorenzo Córdova, negó que la intención de Zavala pueda considerarse como un “acto anticipado de campaña” pues esos se tipifican hasta que empieza el proceso electoral y aún faltan tres años. Consideró que el anuncio hecho en redes sociales “es un acto político” y dijo que el órgano electoral sólo investigaría posibles violaciones legales si se interpusiera una queja.

En las mismas redes sociales donde se difundió el “videodestape” hubo ayer polémica, pues mientras algunos usuarios la consideraban una “mujer seria y con trayectoria propia”, otros la descalificaban por carecer de apoyos y por su vínculo con el expresidente Felipe Calderón, a quien le recordaban la violencia en su sexenio. Mientras, Zavala aprovechó el momento y apareció en cuanto noticiero de radio y televisión pudo para hablar de sus aspiraciones y aclarar: “No estoy en campaña, sólo expresé mi intención de manera abierta, como debieran hacerlo todos en la democracia”.

Al final, entre los que trataron de bajarle el tono y verlo como “algo normal en la democracia”, los que tomaron nota y respondieron con mensajes de fuerza y “cierre de filas” y los que de plano la descalificaron como una aspirante seria y le colgaron la etiqueta del expresidente, lo cierto es que el destape de Margarita Zavala sacudió y aceleró los tiempos de la sucesión presidencial del 2018.

Notas indiscretas…

Ayer en Los Pinos celebraban por motivo doble: por un lado un balance “muy positivo”, decían, de la reciente gira del presidente Enrique Peña Nieto por Europa, y por el otro la encuesta de ayer de “El Universal”/Buendía y Laredo que registró un repunte de 3 puntos en la aprobación presidencial que pasó de 37% en febrero pasado a 40% en junio. Esas dos cosas junto a la mayoría de 260 diputados que logró el PRI con sus partidos satélite, tenía muy contentos a los asesores presidenciales que lo veían como “muestra de que vamos repuntando”… Por cierto, que entre los pendientes que retomará el presidente Enrique Peña Nieto a su regreso de Europa, está la designación de un nuevo embajador de México en Estados Unidos. Y en la lista siguen mencionados: Ildefonso Guajardo, que no está muy contento con la idea; Javier Treviño, subsecretario de Educación con experiencia y conocimiento e la relación bilateral, y ya se descarta a Jerónimo Gutiérrez y a José Calzada, tras la derrota en su estado. Y la embajadora en Turquía, Martha Bárcena Coqui, quien es mencionada en los círculos diplomáticos como una opción si el Presidente se decide a nombrar por primera vez a una mujer en Washington. Sin embargo, hay también quienes recuerdan que la embajadora Bárcena, sin menoscabo de su brillante trayectoria y experiencia en el servicio exterior mexicano, tiene un vínculo familiar con Andrés Manuel López Obrador, pues está casada con el embajador en Dinamarca, Agustín Gutiérrez Canet, tío cercano a Beatriz Gutiérrez Muller la esposa del precandidato presidencial de Morena… Se baten los dados. Amenaza la Serpiente.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add