×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
03 Febrero 2017 04:00:00
Edomex: ¡tambores de guerra!
Está casi lista la boleta electoral para los comicios del Estado de México, previstos para junio de 2017.

Y frente al reacomodo de fuerzas en cada uno de los partidos en disputa, es posible pronosticar una competencia a muerte entre los tres principales partidos en contienda; el PRI –en el poder–, y que postuló a Alfredo del Mazo; el partido Morena –con su candidato disfrazado, Andrés Manuel López Obrador–, y el PAN, que a pesar de feroces peleas internas, parece dispuesto a llevar como candidata a la exaspirante presidencial, Josefina Vázquez Mota.

El caso del PRD resulta peculiar, ya que “las tribus” del partido amarillo y de Morena parecen dispuestas a destruir a la fuerza emblema de la izquierda mexicana. Y es que un sector del PRD hizo todo por “tronar” la alianza con el PAN, mientras que la Morena de AMLO convenció a Alejandro Encinas para que se negara a ser el candidato aliancista.

Por lo pronto, en los primeros días de agosto, el PRD dará a conocer el nombre de su candidato, que podría ser el mismo Alejandro Encinas.

Sin embargo, a pesar de la guerra declarativa desatada en torno a los comicios mexiquenses –que suponen una alianza entre el PAN de Ricardo Anaya y el Gobierno de Peña Nieto–, lo cierto es que ya se escuchan tambores de guerra en el territorio mexiquense. ¿Por qué?

Porque sí existen indicios de una presunta alianza entre el Gobierno federal y Josefina Vázquez Mota, pero no en los términos que voceros de Ricardo Anaya pretenden hacer a militantes y políticos de su partido.

Y es que desde el arranque del gobierno de Peña Nieto se habría establecido un acuerdo político con la excandidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, consistente en el presunto financiamiento de una fundación que preside la panista. A cambio, la señora Vázquez Mota se habría comprometido a no participar electoralmente en el estado de México.

Según distintas versiones, la fundación de Vázquez Mota habría recibido alrededor de mil millones de pesos; recursos que al calor de las elecciones de junio próximo se podrían convertir en un potente ariete para intentar demoler su campaña en el estado de México.

Y es que en el PRI y en el Gobierno federal no sólo no están dispuestos a dejar la plaza del estado de México –para el PRI, el estado de México no es moneda de cambio y tampoco puede ser entregado al PAN, ya que significa un potente tanque de oxigeno para 2018–, sino que ven como “traición política” que la dirigencia del PAN intente presionar a Josefina para postularse como candidata al Gobierno mexiquense, a pesar del apoyo oficial a su fundación.

Según dirigentes del PRI, el único acuerdo entre el Gobierno y el PAN se llevó a cabo la señora Vázquez Mota. Y si la excandidata presidencial acepta la postulación del PAN al Gobierno mexiquense, sería la señora Vázquez Mota quien habría incumplido el acuerdo con el Gobierno federal.

Y en política todos saben que cuando un acuerdo político se incumple –sobre todo un acuerdo político de alto nivel–, lo que viene es la guerra. Y en las guerras políticas todo se vale. Y todo es todo.

Y los tambores de guerra ya suenan en el estado de México.

Una primera guerra ya apareció entre las izquierdas. Resulta que el PRD ya se lanzó contra el dueño de Morena, quien utiliza como cuello de ganso a Delfina Gómez, cuando en el fondo quien hace campaña es AMLO. Pero no sólo es una campaña simulada, sino adelantada.

Y la de AMLO no sólo es una campaña para las elecciones locales del estado de México, sino para la presidencial de 2018. Y es que sin que ninguna autoridad electoral haga su trabajo, AMLO recorre el país en campaña, para 2017 y 2018. Pero nadie le hará caso al PRD, ya que en el INE tiemblan de miedo ante un grito de AMLO.

Pero los tambores de guerra también aparecen en el PAN –en el nacional y el del estado de México–, en donde la posible imposición de Josefina Vázquez Mota amenaza con la fractura de los grupos locales.

Y la contienda apenas empieza.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

La oficina del exgobernador Rafael Moreno Valle, dice –en desmentido al Itinerario Político del 1 de febrero–, que es falso que el exmandatario haya dejado una deuda de 76 mil millones de pesos. Con gusto revisamos nuestras fuentes y, en su momento, respondemos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add