×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
14 Septiembre 2017 03:00:00
Egresados al desempleo
Cada año se gradúan de las universidades cientos de profesionistas que salen listos para entrar al campo laboral, llenos de ganas por desempeñarse en aquello para lo que estudiaron, lo que consideraron que sería su trabajo ideal de acuerdo con los exámenes vocacionales y gustos personales, pero inmediatamente se topan con la realidad…

No todos tienen la suerte de encontrar un empleo de su profesión y quienes lo encuentran, muchas veces comienzan con un sueldo muy bajo, algunos de 6 mil pesos al mes. Las fábricas son muy específicas en lo que necesitan, quieren operarios, para ellos hay vacantes al por mayor; pero para los profesionistas hay pocas y piden que tengan experiencia.

Este punto en particular es lo más complicado para un recién egresado, la única experiencia que puede tener es la que adquirió en sus prácticas profesionales. Tal vez algunos tuvieron suerte y les ofrecieron que titulándose se quedarían con el puesto, pero la mayoría aceptará lo que sea, incluso trabajar gratis con tal de obtener experiencia y así los contraten en el futuro.

Es común que los recién egresados acepten provisionalmente trabajos en otros ramos no profesionales, algunos ya son casados y otros tienen que colaborar con los gastos de la casa paterna, es por eso que podemos ver abogados conduciendo taxis, administradores de empresas en la recepción de un hotel o ingenieros como supervisores.

Sucedió un caso en una planta en la que el jefe padecía frecuentemente de diversos malestares y en una ocasión le vinieron mientras estaba en la planta. Inmediatamente solicitó al personal un médico y le comentaron que en la línea de producción había uno, este lo evaluó y recetó lo indicado y como era titulado, el jefe solicitó que se le retirara de la línea para tenerlo con él de tiempo completo. En un caso como el anterior, la oportunidad se presentó después de que el médico tuvo que trabajar como obrero. Para el jefe fue un gran alivio contar con su médico de cabecera y seguía costándole menos que uno con experiencia, después de todo, sólo le dio un aumento y lo cambió a una oficina cercana para que estuviera al pendiente de lo que se ofreciera.

Es tan difícil encontrar trabajo en una región en la que las plazas para los profesionistas son tan pocas y con una gran cantidad de egresados año con año. Algunos son capacitados para iniciar su propio negocio con los conocimientos con los que ya cuentan, pero la realidad, no todos tienen el dinero ni las ganas para emprender.

Como dijimos al principio, hay quienes están dispuestos incluso a trabajar gratis con tal de obtener la experiencia, pero también se topan con el celo profesional: hay quienes no comparten lo que saben porque piensan que les van a quitar el trabajo.

¿Qué solución hay para el desempleo de los recién egresados? Lo único que podemos recomendarles es que no se rindan y sigan buscando; el campo laboral es muy grande y hay que estar listos para que cuando se dé la oportunidad, la tomen y puedan comenzar su carrera profesional.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add