×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
18 Octubre 2017 04:00:00
El 5% es la diferencia
Señores, si las nuevas propuestas para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hechas por Estados Unidos no son aceptadas por México y Canadá, el acuerdo se deshace en lo inmediato y entonces los senadores de EU no podrán obligar a otro país a seguir siendo parte de este acuerdo tan benéfico para los tres países, el cual se daría por concluido.

LOS TRES PAÍSES SON MIEMBROS DE LA OMC (Organización Mundial del Comercio), donde están incluidos más de 80 países del mundo y cuyas reglas son muy similares a las del TLCAN, pero los impuestos a pagar serían de 3 a 5% para casi todos los productos. Entonces, ¿por qué tanto alboroto? Si no se firma el TLC nos vamos a la OMC y que se aplique el 5%, que es la diferencia. Realmente estamos hablando de que para poder importar algún producto, el arancel será de 3 a 5% y en la actualidad es de 0%, pero creemos que es una mínima diferencia. ¡Entendamos, 3 o 5%, por favor! Esto no impacta a economías tan fuertes como las de México, Estados Unidos o Canadá, es más el show que están haciendo que lo que realmente tienen que discutir. También sabemos que hay sectores donde la OMC no ha tenido grandes avances y esto pudiera usarse como intercambio entre los tres países para no salir afectados.

Los mexicanos no debemos tener todos los huevos de la gallina en una sola canasta y eso es lo que estamos haciendo con EU y Canadá. Debemos tener más opciones como comprar a Brasil o Chile las toneladas de maíz amarillo que se usan para alimentar al ganado; estamos hablando de 10 a 12 millones de toneladas de este grano. Los americanos siempre nos han encontrado en los productos agropecuarios algún detalle, como cepas de infección, con lo que prohíben la importación de productos como el aguacate, hasta que entró al mercado. Nosotros podemos hacer lo mismo con su papa y su manzana, que son importados, tenemos que dejar de depender al 100% de EU. Estos nuevos retos darán mayor oportunidad de negocio con los países europeos y asiáticos y también crecerá el número de empleos en México con el proyecto del Istmo de Tehuantepec, donde queremos pasar mercancías entre el Atlántico y el Pacífico a través de trenes, con lo que se crearán más unidades de negocios en esa región y en todo México.

Existe mucha presión para que el Tratado siga vigente, ya que a todo mundo le conviene, pero Estados Unidos quiere imponer que los productos que entren a su territorio tengan 85% de componentes de los países miembros del TLCAN o que tengan 50% de contenido estadunidense. Con esto estamos hablando de que el mayor componente de EU es el acero y el señor Wilbur Russ, que es el secretario de Comercio de EU y exdirector de empresas del sector siderúrgico, quiere a fuerza meter el acero americano para crear más empleos en el sector siderúrgico, que fue una promesa de campaña del presidente Trump.

Otra de las propuestas que se están peleando es que el Tratado se revise cada cinco años, lo cual es imposible para que las plantas productivas puedan hacer pronósticos y recuperación de ganancias, además de llevar a cabo proyectos de inversión, que por lo general se llevan de 10 a 20 años.

Pensemos fríos: tenemos más ventajas para que el Tratado sea aprobado, pero si no, mis queridos seis lectores, el diferencial es el 5 por ciento. ¿Ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2