×
José Gpe. Martínez Valero
José Gpe. Martínez Valero
ver +

" Comentar Imprimir
14 Agosto 2016 04:05:51
El absurdo mundo de lo absurdo
Entre los muchos libros que tengo a bien poseer en mi biblioteca cuento con un espacio dedicado a los libros de ciencia, datos y estadística y cápsulas del conocimiento en general; eso que en inglés se da por llamar “facts”. Y justo durante la pasada Feria del Libro de nuestra amada ciudad, Saltillo, me hice de uno que me llamó la atención desde su título que reza Las Diez Leyes más Tontas del Planeta, de un youtuber español que se identifica como Tri-Line y cuyo nombre real es Carlos García Sánchez.

La verdad el librito es una pequeña joya plena de información, pero sobre todo de absurdeces que consigna en 15 títulos –capítulos– cualquier cantidad de datos raros, cuando no estúpidos vinculados a lo humano, aunque no estrictamente producto de nuestra especie como el primero de ello intitulado 8 sucesos apocalípticos que podrían destruir el mundo mañana. Libro que toma a su vez el título precisamente de la correlativa lista 3, y a la cual no me pude sustraer como abogado que tengo el honor de llevar como profesión. A ver qué les parece:

En Rusia conducir un coche sucio es ilegal, aunque no especifica qué nivel de suciedad debes alcanzar para merecer dicho carácter, el de ilegal. En la ciudad italiana de Tropea hay una ley que regula estrictamente quién puede estar en la playa vistiendo bikini y quién no lo puede hacer. A las mujeres que son gordas y feas les está prohibido permanecer a la orilla del mar con dicha prenda; aunque la ley en cita se ha flexibilizado por asuntos de edad, pues antes
sólo las jóvenes podían portarlo.

En Francia –y ya sabemos cómo son de orgullosos los “bleus”– existe una ley que prohíbe bautizar a un cerdo con el nombre de Napoleón, aunque no dice que no puedas hacerlo con otros animales. Otra ley igual de curiosa es aquella que prohíbe despedirse con un beso en los ferrocarriles, al parecer porque ello retrasaba la salida de dicho medio de transporte; siendo la más curiosa aquella que permite casarte con una persona fallecida, siempre y cuando
haya evidencias de que iban a hacerlo en vida.

En el Líbano puedes tener legalmente sexo con cualquier animal, siempre y cuando sea hembra ¡Imagínense cómo les hubiera ido a los degenerados que recién la semana pasada les fueron recogidos unos perros en la Ciudad de México por andarles haciendo lo propio, es decir por andar desbocinándoselos!

Mientras en Tailandia no se puede salir a la calle sin ropa interior, en Singapur no pueden vivir homosexuales, en Indonesia la pena por masturbarse es la decapitación, y en Hong-Kong una mujer engañada puede en ciertas condiciones matar legalmente a su marido, siempre y cuando lo haga con sus propias manos. China y Japón no se quedan atrás; en el primer país todo aquel monje tibetano que quisiese reencarnar tiene primero que pedir permiso al
Gobierno; y en el segundo, todas las mujeres están obligadas a utilizar sujetador en todos aquellos lugares o épocas con bajas temperaturas para evitar que se les marquen los pezones ¡Como si esto último fuera sólo producto del frío!

En Reino Unido está terminantemente prohibido morir en el Parlamento, aunque dicha ley tiene que ver con el hecho de que el edificio en cuestión tiene el estatus de palacio de la familia real y al cargarte la… ¡Parca!, en el mismo, quien sufriera dicha desgracia estaba destinado a ser enterrado con todos los honores.

En Washington DC, una ley destinada a restringir la criminalidad señala que cada conductor que tenga intenciones criminales, antes de entrar en la ciudad está obligado a parar y comunicar dichas intenciones por teléfono al jefe de la policía. O sea, ¿si no eres conductor no la infringes? ¿O si siéndolo avisas por otro medio omites violarla? ¡Absurdo! En Pocatello, también de Estados Unidos, una ley vigente desde 1912 prohíbe llevar armas ocultas, a menos que
se exhiban públicamente. ¿Y si las exhibo públicamente y luego las oculto, no violento dicha consigna? ¡Vaya paradoja! ¿No?

En Alabama es ilegal vendar los ojos a una persona mientras conduce. ¡Vendarlos, no tapárselos, eh! En New Jersey, es ilegal llevar un chaleco antibalas mientras cometes un delito. ¿Aquí se acumula el delito cometido con la falta de portar el chaleco mientras lo realizas o cómo? Y en Carolina del Sur es falta grave matar sin avisar a una persona que se está intentando suicidar… pero si le avisas no hay problema ¿de acuerdo?

Finalmente, en Canadá te pueden detener si te quitas el vendaje de una herida en público, igualmente en Alberta si estuviste preso y te liberan, tienes derecho a pedir un arma cargada y un caballo para huir de la ciudad; siendo la más absurda aquella prohibición encaminada a impedir regar el pasto mientras llueve. Los dejo, en la casa de ustedes está empezando a llover y nomás de puro gusto voy a salir a regar el pasto. ¡Nos leemos el próximo domingo!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2