×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
01 Diciembre 2017 04:00:00
El Acuerdo de París
Tuve la oportunidad de ver el documental La Verdad Incómoda 2, en el cual se muestra el deterioro que está sufriendo el planeta por la contaminación de gases tóxicos arrojados indiscriminadamente a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles. Las consecuencias de ello han sido dramáticas para el ecosistema: sequías, inundaciones y altas temperaturas que ocasionan el deshielo de los casquetes polares, entre otros fenómenos naturales cada vez más recurrentes y visibles, los cuales deberían convencer a empresas y gobiernos que todavía siguen negando que las emisiones de dióxido de carbono contribuyen o, mejor dicho, son responsables del cambio climático que experimenta la Tierra.

El documental señalado también reseña la actividad política de concientización que realiza entre la población Al Gore, excandidato a la Presidencia de Estados Unidos, mediante la impartición de conferencias en diferentes partes del mundo para sumar voluntarios que luchen a favor de sustituir las energías no renovables por limpias (solar, eólica, etcétera). En la época en que se filmaba La Verdad Incómoda 2, India era un fuerte opositor de dejar el carbón mineral para producir electricidad, pues argumentaba que Estados Unidos lo había hecho por muchos años y que la economía india no tenía los recursos suficientes para la reconversión energética o instalación de paneles solares que produjeran electricidad. Ante esa postura inflexible destaca la labor conciliadora de Al Gore, quien logró que uno de los proveedores estadunidenses de paneles solares pusiera a disposición del Gobierno indio la tecnología sustentable para llevar a cabo el anhelado cambio energético.

El Acuerdo de París. Es un documento protocolario en donde los países participantes asumen el compromiso de limitar las emisiones de gases tóxicos, fijándose metas a cumplir en el mediano plazo. En los primeros encuentros que se tuvieron, Estados Unidos lideraba el grupo, siendo uno de los principales emisores de partículas contaminantes. Pero con la llegada a la Presidencia de Donald Trump, EU abandona abiertamente el citado acuerdo. Una de las razones que dio el empresario y ahora político, que no tiene desperdicio y muestra su estulticia a rajatabla, fue: “Me eligieron para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no a los de París”.

Ahora se mencionan algunos países para tomar el liderazgo acéfalo que dejó EU en el Acuerdo de París, entre ellos Alemania, China, Francia y Canadá, aunque este último, bajo la conducción del primer ministro Justin Trudeau, no parece preocupado por la construcción del oleoducto Keystone XL, que ha causado una pugna entre los ambientalistas estadunidenses que se oponen a que cruce por Estados Unidos. El proyecto tiene una longitud de mil 700 kilómetros, nace en Alberta y transportará alrededor de 830 mil barriles de petróleo crudo diariamente, pasando por algunos estados norteamericanos hasta llegar a las refinerías que se localizan cerca del Golfo de México.

En el periodo del presidente Barack Obama, la autorización del oleoducto fue denegada, en virtud de que aumentaba la dependencia de combustibles fósiles en la industria y por ende su construcción era perniciosa para el entorno ecológico. Pero esos argumentos no han sido lo suficientemente sólidos para el nuevo Mandatario (Donald Trump), quien ha dado marcha atrás a la prohibición del ambicioso proyecto y ha autorizado su edificación.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6