×
Abdel Robles
Abdel Robles
ver +
Licenciado en Ciencias de la Comunicación egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Reportero sección policiaca en Editora El Sol, reportero sección local El Norte, coeditor del vespertino Extra de Multimedios, director editorial del Periódico La Voz de Monclova, director Editorial de El Diario de Coahuila, Comunicación del Municipio de San Nicolás de los Garza, NL, director editorial de Zócalo Piedras Negras, y actualmente editor en jefe de Zócalo Monclova

" Comentar Imprimir
19 Junio 2016 03:10:09
El beisbol… ¿nos une?
En un restaurante en la colonia Brisas, un grupo de mujeres se reúnen a su socialité, luego de dejar a los niños y niñas en el cole y de practicar softbol en el Country…

Una de ellas lleva un regalo para otra, su amiga del alma: Unos quequitos con betún, pero de color azul y blanco.

Como los colores de los Acereros de Monclova. La susodicha los recibe, sonríe… saca un quequito ¡Y se lo embarra en el rostro a la otra!

Por poco y terminan trenzadas del chongo… de no ser por la intervención de sus amigas.

Resulta que una de ellas es amiga de la esposa de José “El Chapo” Amador, el jugador clave de los Acereros que salió del equipo de fea manera y por lo tanto no quiere saber nada del equipo.

En otro restaurante, ubicado sobre el Pape, en la Guadalupe, una mesa de faldillones, así los apodaron, que tienen años reuniéndose a diario, a platicar de todo y de nada, a pasar el día desde las nueve de la mañana a las 11 de la mañana, se han convertido en inseparables.

Pero esta mañana de miércoles, alguien toca el tema del partido Monclova-Puebla y a los dos minutos ya están en volumen alto sus frases… “¿¡Qué tienes puñetas!?”… “¡Llégale o te rompo la madre!”

¿El beisbol nos une?… ¿Eso dice la publicidad?

No, el beisbol nos ha separado en esta ciudad… ese deporte nos hizo una incisión en el centro de los afectos y nos hace odiar a los mejores amigos.

Bastante daño hacen e hicieron a esta sociedad los mercachifles de la narración y del análisis.

Han generado odios… odios verdaderos a los colores adversarios.

Y cada vez que llegan las finales, deseamos que no califiquen los dos, porque los enfrentamientos entre ambos son riesgo de violencia, de pleitos en la familia… de bullyng.

Yo escuché en plena narración a un locutor hablar bastante mal de los Acereros, nomás porque ahora le va a los Pericos del Puebla.

-Que se calle el hocico… en Monclova le vamos a los Acereros y cuando Pericos juegue aquí, pos ya veremos.

Es lo de hoy, de los que van al estadio con la playera de Acereros y la cachucha de los Pericos.

Esto se metió ya en una espiral que solamente va a desembocar en pleitos.

Imagine usted una final entre Pericos y Acereros.

No, mejor no me la quiero imaginar.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2