×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
09 Diciembre 2016 03:00:00
El brazo de la justicia
Tomás Yarrington y Humberto Moreira, exgobernadores de Tamaulipas y Coahuila, tienen varias cosas en común: fueron alcaldes, el primero de Matamoros, el segundo de Saltillo; fracasaron en su intento de ser candidatos presidenciales; ocupan los lugares seis y siete de “Los 10 mexicanos más corruptos de 2013” de la revista Forbes; fueron apoyados por Manuel Cavazos Lerma (gobernador de Tamaulipas y delegado del PRI en Coahuila); y han sido acusados de recibir “millones de dólares” del narcotráfico.

Yarrington está por ahora en una situación más comprometida que la de Moreira, nuevo consejero nacional del PRI. Tardíamente, la PGR ofrece 15 millones de pesos de recompensa por información que permita su captura. Desde hace cuatro años, el juez Segundo de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales de Tamaulipas ordenó la aprehensión del exgobernador por delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y delitos contra la salud en la modalidad de colaboración al fomento de narcotráfico.

Con testimonios de testigos protegidos, identificados en clave como “Pitufo”, “Yeraldín”, “Pedro”, “Óscar” y “Ángeles”, la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDC/012/2009 atribuye a Yarrington el cobro de sobornos a los cárteles del Golfo y los Zetas. Autoridades de Estados Unidos lo acusan de cooperar con las mismas organizaciones para contrabandear droga a su país y lavar dinero en Texas.

El Gobierno norteamericano investiga también a Humberto Moreira. Wikipedia publica que una Corte tejana “lo involucra en operaciones de lavado de dinero a través de un prestanombres llamado Rolando González Treviño, quien aceptó declararse culpable e implicó al gobernador”. Raúl González Treviño –hermano de Rolando– representó a Moreira en San Antonio, Texas.

En octubre de 2014, Raúl González hijo se declaró culpable de conspiración para distribuir 5 kilos de cocaína en Estados Unidos. El 20 de noviembre, en Saltillo, la residencia de Roberto Casimiro González Treviño –hermano de Rolando y Raúl– fue cateada por agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO). Los González Treviño, todos cercanos a Moreira, son dueños de cadenas de radio y televisión e incluso podrían ser socios del exgobernador.

La Interpol busca a Yarrington en los 190 países miembros. Hace más de dos años, fiscales de Estados Unidos solicitaron al Gobierno mexicano (ya con Peña Nieto en el poder) la detención y extradición del exgobernador de Tamaulipas. La PGR se cruzó de brazos todo ese tiempo. El PRI se limitó a suspenderle sus derechos. En 2005, Yarrington figuró entre los precandidatos del Tucom a la Presidencia de la República.

La misma recompensa de 15 millones de pesos que se ofrece para localizar a Yarrington, se pagará por el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte. Primero se les permite robar impunemente, crear empresas fantasma y asociarse con la delincuencia organizada, y luego se les persigue. El próximo de los enlistados por Forbes en ser llamado al banquillo podría ser Humberto Moreira. Sus presuntos vínculos con Alfredo Muñoz Luévano, acusado de blanqueo de dinero y de ser operador financiero de los Zetas, lo han puesto de nuevo en la mira del Gobierno de Estados Unidos. Testigos protegidos lo han delatado. La extradición del “Mono”, como se conoce a Muñoz, abrirá la caja de Pandora.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add