×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
24 Noviembre 2017 04:00:00
El Buen Fin 2017
Para algunos articulistas con cierto grado de suspicacia y mordacidad, el Buen Fin es la versión tropicalizada del Viernes Negro estadunidense, pero haciendo caso omiso de ese tipo de apreciaciones, el programa comercial cumplió 7 años de haberse establecido en el país. Con él se ha pretendido reactivar el consumo entre la población por medio de descuentos “atractivos” en artículos y servicios. Los productos que más demanda tuvieron en 2016 fueron artículos electrónicos como computadoras y televisores (pantallas), además de ropa, calzado, enseres domésticos, joyería y viajes, entre otros.

Según estimaciones de la Concanaco, en 2017 las ventas se incrementaran alrededor de 12% con respecto a las de 2016, al representar una derrama económica de alrededor de 100 mil millones de pesos. Se calcula que participaron en tal programa 94 mil establecimientos comerciales diseminados en toda la República, lo que significó un aumento de 6% con relación a los de 2016. Los descuentos a los productos y servicios oscilaron entre 30 y 70% de su precio normal. No obstante, es un sector minoritario de la sociedad el que participa en tal programa, y los grandes beneficiados han sido los bancos y las cadenas de supermercados, que aprovechan el consumismo de un sector de la población, particularmente de la clase media, que tiene acceso a tarjetas de crédito.

Aunque el índice de morosidad de las tarjetas de crédito, según el Banco de México, ha llegado a 5.3% en el primer semestre del año y representa uno de los más altos de los créditos que se otorgan al consumo, parece ser que ese dato no cambia la mercadotecnia de los principales bancos del país sobre el Buen Fin: incrementar a toda costa el crédito a través de promociones provocativas para tratar de “seducir” a los consumidores para que usen el dinero plástico en sus compras. Estas van desde promociones a 6, 12 y 18 meses sin pago de intereses, pasando por rebajas en las tasas de interés en el financiamiento a los créditos personales, automotrices e hipotecarios, hasta la generación de puntos dobles por cada adquisición hecha entre el 17 y 20 de noviembre.

Los bancos comerciales, los grandes ganadores del programa. Quizá sea el sector económico más rentable en México con una carrera vertiginosa y ascendente desde que se dio la privatización bancaria, por supuesto, sin considerar las actividades ilegales que suman cantidades mayores, pero de ingresos mal habidos. En el primer semestre de 2017, las utilidades netas de los 48 bancos comerciales que operan en México ascendieron a 67 mil 682 millones de pesos, de los cuales sólo 7 controlan más de 70% del mercado nacional.

Algunos de los factores que ayudan a lograr los beneficios monetarios bancarios han sido las jugosas comisiones que cobran por los préstamos, los grandes diferenciales porcentuales entre las tasas de interés de depósito y las que cobran por los créditos, y el retardo en las actualizaciones de las tasas de interés pasivas que casi siempre van desfasadas de las que fija el Banco de México, entre otros.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2