×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
23 Noviembre 2015 05:10:15
El camino: la prevención
Cuando hablamos de abuso o maltrato infantil, lo primero que viene a nuestra mente es el sistema de justicia y la asistencia social. Sin embargo, este tema debe verse desde un enfoque de derechos humanos y prevención. De nada nos sirve atender a niñas y niños en una agencia del Ministerio Público cuando han sido víctimas de abuso, si no hacemos nada para evitarlo.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en México, 62% de los niños y las niñas ha sufrido maltrato en algun momento de su vida, 5.5% ha sido víctima de violencia sexual y 16.6% de violencia emocional. Estas cifras hacen evidente la necesidad de incorporar medidas de prevención dentro de las políticas públicas que el Gobierno implementa.

Para concientizar acerca de la importancia de la prevención, cada 19 de noviembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños y las Niñas, fecha que se promueve desde hace 16 años para visibilizar la necesidad de intervenir urgentemente en la difusión de programas de prevención, porque más vale gastar en programas que prevengan el abuso hacia niños y niñas, que pensar en invertir más en médicos, psicólogos, abogados, trabajadores sociales, etcétera.

Para prevenir es indispensable que los padres esten bien informados y que cuenten con los elementos para brindarle una vida digna a sus hijos. Tanto padres como madres necesitan elementos que les permitan advertir cuando sus hijos podrían encontrarse en riesgo o están siendo afectados tanto física como emocionalmente a causa de la violencia emocional, fisica o sexual.

La supervisión constante es fundamental. No obstante, los principales promotores de su dignidad y quienes en primer lugar pueden enfrentar la violencia son los propios niños y niñas, por lo que los padres deben aprender a enseñarles a sus hijos a actuar frente a terceros que intenten causarles daño. Es necesario brindarle a los niños toda la confianza y seguridad para que actúen de tal manera que ante un episodio de abuso puedan solicitar auxilio o incluso repeler la agresión.

Erróneamente, muchas veces educamos a nuestros hijos con el propósito de que sean sumisos ante los adultos y que antepongan a sus temores, el respeto hacia ellos. Esto ha propiciado que los niños y las niñas confíen en los adultos, aun cuando pueden advertir que se encuentran en riesgo. La consecuencia ha sido que les hemos quitado el mejor recurso para su defensa, es decir, el actuar conforme a su seguridad y dignidad.

En el caso de Coahuila, fue el primer estado en implementar un Sistema Estatal para la Protección y Garantía de los Derechos Humanos de Niños y Niñas que articula los esfuerzos de todas las dependencias para garantizar los derechos humanos de las niñas y los niños. Además, es el único estado que cuenta con una procuraduría que forma parte del Gabinete del Ejecutivo, la cual cuenta con una policía especializada, defensores, mediadores y programas como Escudo de la Dignidad, en el que se capacita a maestros de jardines de niños y primarias para detectar señales de abuso físico, emocional o sexual en los alumnos, para actuar de manera oportuna y canalizarlos, en su caso, a las instituciones y dependencias encargadas de brindarles el apoyo necesario para que esto no siga ocurriendo.

Las niñas y los niños tienen derecho a una vida digna. Garantizarlo es corresponsabilidad de todos porque en la medida en que un niño o una niña se desarrollen en un entorno pleno y feliz lograremos construir una mejor ciudadanía. El primer paso empieza en casa y todos tenemos algo que hacer para prevenir el abuso infantil.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / twitter @caroviggiano
Imprimir
COMENTARIOS



top-add