×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
26 Diciembre 2017 04:08:00
El caso Chihuahua
La trama para desviar 250 millones de pesos del Gobierno de Chihuahua al PRI con el objeto de financiar campañas electorales en 2016, provocó un nuevo escándalo de alcance internacional a partir del encabezado de The New York Times (NYT) del 21 de diciembre: “El arresto de un aliado de Peña Nieto profundiza una investigación sobre corrupción”. Ese aliado no es otro que el coahuilense Alejandro Gutiérrez, exsecretario general adjunto del PRI durante la presidencia de Manlio Fabio Beltrones.

Gutiérrez pertenece a una de las dinastías políticas de Coahuila; ha sido diputado local, federal y senador. También fue líder del comité estatal del PRI y aspirante al Gobierno del Estado en 1999, pero se retiró para apoyar la candidatura de Enrique Martínez. El 20 de diciembre fue detenido por agentes federales e inmediatamente trasladado a Chihuahua. Un día después fue vinculado a proceso y como medida cautelar se le impusieron seis meses de prisión preventiva.

En la misma audiencia se dio lectura a una declaración del exsecretario de Educación, Ricardo Yáñez Herrera, según la cual el exlíder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, habría planeado la triangulación de los fondos estatales a las campañas de su partido.

La nota de NYT, firmada por Azam Ahmed y J. Jesús Esquivel, corresponsal de Proceso en Washington, dice que “El exdirectivo, Alejandro Gutiérrez, es uno de los aliados del Presidente mexicano bajo sospecha de participar en un esquema de malversación para impulsar las posibilidades de su partido en un momento de profunda insatisfacción con el Gobierno, de acuerdo con exfuncionarios vinculados al plan de cientos de páginas de documentos revisados por The New York Times”.

Sobre la detención de Gutiérrez, advierte que “es parte de una investigación cada vez más amplia sobre la enorme corrupción sucedida bajo el mandato del anterior Gobernador del estado de Chihuahua (…). Pero la investigación se está extendiendo y amenaza con llegar a los cargos más altos del Gobierno, según el testimonio de los exfuncionarios del estado y los registros financieros revisados por The New York Times”.

Ese año, sin embargo, el PRI sufrió una de sus peores derrotas, pues además de perder Chihuahua fue vencido en otros seis estados, de 12 donde hubo comicios para Gobernador. El fracaso provocó la renuncia de Manlio Fabio Beltrones a la presidencia del PRI. Enrique Ochoa ocupa el cargo desde el 12 de junio de 2016.

De acuerdo con la información de NYT, “Duarte huyó a Estados Unidos donde está evadiendo los cargos federales y estatales de corrupción, incluidas las acusaciones de que robó más de 300 millones de dólares durante su gestión en el estado”.

El diario reconoce que “el margen de maniobra que Corral ha otorgado a los fiscales es raro en México, donde las investigaciones muy pocas veces se inician y, si se permiten, raramente llegan más allá de los funcionarios de bajo nivel. A lo largo de seis meses, los fiscales han trabajado lentamente en una lista de exfuncionarios que sirvieron en el Gobierno del anterior gobernador, Duarte, y los presionaron para que cooperaran”.

El escándalo ocurre cuando el PRI trata de posicionar a su candidato presidencial, José Antonio Meade, para unas elecciones en las que Peña Nieto corre el riesgo no sólo de perder, sino de ser investigado por un eventual Gobierno de oposición; ya sea encabezado por Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos Haremos Historia, o por Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2