×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2018 04:02:00
El castigo de Némesis
El vacío de poder por el debilitamiento del presidente Peña lo llena con creces Andrés Manuel López Obrador. El mandatario electo suaviza sobre la marcha algunas de sus propuestas más polémicas, extiende y revoca nombramientos y centra la atención de analistas y caricaturistas políticos, mientras el inquilino de Los Pinos brilla por su ausencia. En el primer informe de su primo Alfredo del Mazo, Peña anunció su regreso al Estado de México y prometió “no causar molestias”. Sólo eso faltaba después de una Presidencia desastrosa.

La Casa Blanca a la que Peña y su esposa Angélica Rivera planeaban retirarse, devino en escándalo. Origen de la decadencia temprana de la popularidad de un matrimonio con ribetes de cuento de hadas o culebrón de Televisa, la residencia fue abandonada en diciembre de 2014, apenas un mes después de conocida su existencia y la manera como se adquirió, por una investigación de Aristegui Noticias.

Valuada en 7 millones de dólares (86 millones de pesos al tipo de cambio de entonces), la casa blanca regresó a su dueño original: Ingeniería Inmobiliaria del Centro, S. A. de C. V., del Grupo Higa, uno de los contratistas preferidos de Peña como gobernador de Estado de México y Presidente de la República. La propiedad fue la Némesis a la arrogancia de la clase política de un país empobrecido y agraviado por la corrupción. “En nuestra casa llevamos una vida lo más normal posible. (A nuestros hijos) les he hecho saber que Los Pinos nos será prestado sólo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es esta donde hemos hecho este reportaje”, declaró Rivera a la revista ¡Hola! (mayo de 2013.)

El envanecimiento y la ostentación de lujo y opulencia removieron el encono social contra la clase política y dieron al traste con la imagen de un Presidente escaso luces y de una actriz medianamente exitosa. Las consecuencias, sin embargo, fueron más profundas. El 6 de noviembre de 2014, el Gobierno canceló el proyecto del tren de alta velocidad México-Querétaro, cuya licitación la había ganado una asociación de empresas encabezada por la multinacional China Railway Construction Corporation (CRCC). Uno de los socios mexicanos era Constructora Teya, de Grupo Higa.

La anulación de la obra, calculada en 3 mil 750 millones de dólares, disgustó a los inversores chinos. CRCC reclamó al Gobierno mexicano una indemnización por 600 millones de dólares, de los cuales finalmente obtuvo 16 millones. (Aristegui Noticias, 03-12-14). Los efectos del descrédito han sido duraderos. Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), cita un ejemplo:

“Hace dos semanas, un amigo que encabeza una dinámica startup de tecnología viajó a China en busca de nuevos inversionistas. (...) Durante cuatro meses cortejó a sus socios potenciales y recibió señales muy positivas. Sin embargo, ya en Shanghái, apareció un tema incómodo en la agenda. ‘Nuestros jefes, dijeron los chinos, están muy preocupados por el tema de la cancelación del tren a Querétaro’ (...) Casi cuatro años después, el tema apareció en el centro de una mesa de negociaciones en Beijing. El prometedor acercamiento de la startup mexicana con los inversionistas chinos se diluyó en un memorándum de entendimiento con compromisos modestos. En el círculo de inversionistas chinos, el nombre de México aún genera desconfianza”. (“Autosabotaje”, Reforma, 16-09-18.)
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2