×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2016 05:06:57
¿‘El Chapo’ pactó en México y se paseaba en EU?
Justo cuando el Gobierno de Enrique Peña Nieto acelera la extradición de Joaquín Guzmán Loera –que podría ocurrir este mes– una bomba amenaza con complicar ese proceso tanto a las autoridades mexicanas como a las de Estados Unidos. Las declaraciones de la hija mayor del “Chapo” Guzmán, Rosa Isela Guzmán Ortiz, al diario inglés The Guardian, en las que acusa la existencia de “un pacto con el Gobierno”, según el cual el capo entregó dinero a campañas políticas para no ser molestado, además de “un acuerdo” para su fuga del penal del Altiplano, remiten obligadamente a dos preguntas que el Gobierno de Peña no ha podido o no ha querido responder: ¿Quién pactó con el “Chapo”? y ¿quién lo ayudó a escapar?

Porque la hija del narcotraficante habla de “cheques entregados (por su padre) a la campaña de un político” y amaga con hacer públicos esos documentos, lo que exhibiría la inacción del Gobierno de Peña Nieto contra la red de complicidad política que protegió al “Chapo”; pero al mismo tiempo, la joven empresaria radicada en EU, donde fue entrevistada, revela que durante los 6 meses que estuvo prófugo, después de fugarse del penal de máxima seguridad, Joaquín Guzmán habría entrado a territorio estadunidense, al menos en dos ocasiones durante el 2015, y hasta se dio el lujo de comprar una propiedad en California cuando se suponía que era “el delincuente más buscado por la DEA”.

“Mi papá depositó el dinero en una cuenta de un banco a través de un abogado y, un tiempo después, vino a ver la casa (en California), su casa. Vino dos veces (en 2015)”, asegura Rosa Isela Guzmán, en una afirmación que cuestiona y pone en entredicho todo el discurso de la DEA y de todas las agencias de seguridad e inteligencia del Gobierno de los EU, que decía “buscar en todo el mundo al Chapo” y que ahora presiona para que México se lo envíe extraditado, cuando entró en dos ocasiones a su territorio, según su hija, y hasta compró una propiedad sin que nadie en la administración Obama se enterara.

Así de graves y fuertes son las afirmaciones de la hija mayor de Joaquín Guzmán Loera, tanto, que golpean a los gobiernos de los dos lados de la frontera. En México porque la administración Peña Nieto tendría que explicar por qué en todo este tiempo no ha podido o no ha querido documentar y actuar contra los políticos con los que “El Chapo” tenía pactos y a los que financiaba a cambio de protección, además del “acuerdo” que le permitió fugarse de un penal de máxima seguridad sin que nadie se enterara. Y en los Estados Unidos, porque las exigencias con las que Washington y sus agencias de seguridad han presionado y cuestionado a México por la cabeza de este tipo de narcotraficantes –siempre con un aire de superioridad “moral”– quedarían burdamente exhibidas, si es verdad que Guzmán Loera se burló de todos los sistemas de inteligencia y seguridad del país más poderoso del mundo y entraba y salía a placer del territorio estadunidense.

¿De qué lado de la frontera responderán primero a los dichos de la hija del “Chapo” que desnudan y exhiben incapacidad o corrupción en los dos gobiernos? ¿Quién va a tirar la primera piedra?

NOTAS INDISCRETAS… El agarrón de esta semana entre el secretario de Comunicaciones federal, Gerardo Ruiz Esparza, y el secretario de Desarrollo Económico del DF, Salomón Chertorivsky, da una idea de lo atorado que está el tema de los terrenos del actual aeropuerto capitalino. Chertorivsky fue directo al advertir –con toda la línea de Mancera– que el Gobierno de la Ciudad de México “defenderá con todo la preminencia del destino de esos terrenos” una vez que sean desocupados, porque en esa zona, dijo Salomón, “está el futuro urbano de la ciudad”. La respuesta de Ruiz Esparza fue que “los terrenos son federales” y que cuando se desocupen para lo que “falta mucho tiempo” (8 o 9 años) se tomará una decisión coordinada con el Gobierno capitalino, según propuesta que preparan la SCT y la Sedatu a cargo de Rosario Robles. Pero para que no quedará duda, Chertorivsky insistió: “una vez que el terreno quede libre al propietario (Gobierno federal) se le deberá tratar como a cualquier otro particular que desea hacer una remodelación o construcción en su casa”, es decir, con los permisos y usos de suelo que la ciudad determina y otorga. El agarrón seguirá. ¿Quién gana este round?...

El director del IMSS, Mikel Arriola, tuvo su primera Reunión Nacional con los delegados de esa institución en el complejo de San Jerónimo. Al clausurar ayer esa reunión, el funcionario leyó las prioridades para el Seguro Social en los estados y a nivel nacional: mejorar la atención médica, reducir el déficit y simplificar trabajadores y patrones. Pidió a los delegados impulsar la agenda presidencial contra la pobreza mediante una alimentación sana, variada y suficiente en guarderías y clínicas rurales, además de acelerar la afiliación de estudiantes y difundir entre trabajadores el derecho al ahorro para el retiro e incapacidades por accidente y enfermedad. Vaya agenda la que se propone... Los dados cierran con Escalera. Semana de altibajos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add