×
Georgina Cano
Georgina Cano
ver +

" Comentar Imprimir
29 Abril 2018 04:00:00
El debate
Esta semana, los comentarios sobre el debate de los candidatos a la Presidencia de la República estuvieron presentes en todos los medios de comunicación, encuestas, redes y círculos sociales y políticos, reflejando el interés general de la ciudadanía, particularmente en esta elección.

Estuve atenta al debate, el cual se llevó a cabo en un formato ágil y atractivo por su dinamismo y temas abordados. Los ciudadanos valoran su tiempo y la duración del debate fue suficiente para fijar posturas y poder comparar entre uno y otro candidato; los detalles los podemos conocer a través de la campaña.

Tras el debate, confirmé impresiones previas. López con su discurso de propuestas soñadoras e inviables, firme en su intención de negociar con delincuentes y como única novedad, el hecho de que hay evidencia de que cuenta con propiedades que no declaró en su 3de3. Durante el debate, en una total muestra de deshonestidad, insistió en no tenerlas sólo para ser desmentido con los documentos públicos que acreditan lo contrario.

Anaya, ni repitiendo sus líneas estudiadas pudo aclarar el origen de su patrimonio, su estilo de vida y el de su familia en Estados Unidos, la nave industrial y las acusaciones de lavado de dinero. En cuanto a su estrategia de seguridad, si es que la tiene, carece de toda credibilidad. Es de todos conocido que los gobiernos panistas que lograron el triunfo y gobernaron bajo la dirigencia de Anaya en el partido Acción Nacional sólo representan inseguridad y miedo para los habitantes de dichos estados. Como ejemplo: Chihuahua, Tamaulipas, Durango y Quintana Roo. En ellos, las ejecuciones, secuestros, extorsiones y enfrentamientos de la delincuencia organizada suceden a diario.

Meade fue claro y propositivo. Abordó con firmeza el tema de la seguridad y se comprometió con las familias mexicanas a llevar a los criminales ante la justicia, a anteponer la paz al conflicto mediante la cultura y el respeto a la ley, homologar las leyes en todo el país para juzgar a los criminales, combatir la impunidad, realizar acciones de prevención para combatir tanto el crimen como sus causas y fortalecer las Fuerzas Armadas y las policías. Al igual que en el tema de la seguridad, en el resto de los temas lejos de engancharse en la descalificación, propuso y fue bien visto por la ciudadanía que le dio el gane en muchas de las encuestas realizadas.

Posterior al debate escuché el mensaje de Juana Cuevas en su visita a Coahuila, quien causó una muy buena impresión. Su preparación, sencillez y humildad cautivan, pero además su presencia y conversación te invitan a confiar en Meade, un hombre bueno, de familia, de trabajo y de resultados a quien Juana te permite conocer más a fondo a través de sus anécdotas. Es de todos sabido que sólo en casa se conoce a fondo la personalidad real. A lo anterior sumo las expresiones del licenciado Dionisio Meade con respecto a su hijo. Me gustó escuchar a un padre orgulloso hablar de los logros y vocación de servicio de su hijo. El resultado del debate y las muestras de unión y apoyo familiar reafirman a Meade como el candidato que sabe qué le duele a México y no sólo tiene la solución, sino el conocimiento y la experiencia para implementarla de manera efectiva.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2