×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
05 Agosto 2018 04:00:00
El desafío del sargazo en el Caribe mexicano
En diversas regiones del océano Atlántico existen formaciones de algas, conocidas como sargazo, que al ser arrastradas por las corrientes marinas se depositan en las costas de países que bordean el Caribe, entre ellos República Dominicana, Barbados, Trinidad y Tobago y México. Su presencia se ha extendido, incluso, a zonas de África Occidental como Sierra Leona y Ghana.

Si bien este es un proceso natural, en años recientes ciertos factores han motivado el incremento del sargazo, en particular la enorme cantidad de nutrientes que llegan al océano desde los ríos Amazonas y Orinoco, así como el cambio climático que favorece el crecimiento de las algas y modificaciones en las corrientes marinas.

El exceso de nutrientes es conocido como eutroficación, un problema derivado de las descargas de los alcantarillados que van a dar a los ríos y, gradualmente, a los océanos. En otras palabras, los desechos de las poblaciones ocasionan desequilibrios en los ecosistemas marinos, situación de la que todos los habitantes del globo somos responsables.

Cabe señalar que el sargazo posee pequeñas vesículas llenas de gas, el cual utiliza para flotar en el mar y así promover la fotosíntesis. En general, las algas no son dañinas para la salud de las personas, pero cuentan con espinas pequeñas que brotan entre el talle, lo cual puede provocar alergias cutáneas. Además, en cuanto la planta comienza a morir adquiere un color marrón oscuro y es vector para la anidación de insectos así como la emisión de malos olores.

En 2015 el Caribe mexicano sufrió un primer periodo de llegada masiva de sargazo, situación que no se presentó en 2016 y 2017. Sin embargo, el ciclo se ha repetido y en 2018 tenemos de nueva cuenta este problema, el cual habrá de empeorar a finales de año, según modelos científicos desarrollados por el Instituto Politécnico Nacional y otras instituciones académicas nacionales.

La presencia de sargazo en 700 kilómetros de línea costera mexicana representa también afectaciones a los ecosistemas, incluyendo los arrecifes y poblaciones de peces. Por lo tanto, es un duro golpe para las familias que perciben ingresos de la pesca y la industria turística. Basta con presenciar las fotografías de la región para percibir la dimensión de este problema y cómo, a pesar de los esfuerzos de limpieza, la tarea se percibe titánica por el constante flujo de las algas provenientes del mar.

Ante este panorama, las autoridades han diseñado estrategias que, dada la magnitud y complejidad del tema, hasta ahora han sido insuficiente, y si bien la recolección del sargazo en las playas ha sido constante, esta sólo puede ser una solución de corto plazo y focalizada a ciertas áreas. De hecho, sería mejor evitar que las algas llegaran a la playa y realizar la recolección en el mar, como se ha hecho en las Antillas francesas con el apoyo de dicho gobierno europeo.

A ello se suman otras opciones, que incluyen la instalación de biodigestores anaerobios que conviertan la biomasa del sargazo en metano, es decir, en energía para procesos industriales, o bien, si no se detectan trazas de arsénico, transformar el sargazo en alimento para ganado con los consecuentes beneficios para el sector agropecuario en México.

Con el fin de coadyuvar en la búsqueda de soluciones al fuerte impacto económico, ambiental y social que está generando el sargazo, la senadora por el estado de Quintana Roo, Luz María Beristain, ha convocado a un foro en el Senado de la República el próximo viernes 10 de agosto.

Agradezco a la Senadora Beristain por esta importante iniciativa a la cual me ha invitado a participar junto con representantes de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Secretaría de Turismo, gobiernos locales, y miembros del equipo de transición.

A este esfuerzo se sumarán las voces de la academia, el sector privado y la sociedad civil, quienes ya han solicitado declarar la llegada masiva de sargazo como un desastre nacional y con ello que la Secretaría de Gobernación, a través del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), libere recursos del Fondo para la Prevención de Desastres Naturales (Fonden).

Es indispensable unir fuerzas para combatir este problema, uno más que se ha visto agravado por el cambio climático, y que pone a prueba nuestras capacidades de adaptación al mismo.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2