×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
23 Marzo 2018 04:00:00
El día que Facebook se pervirtió
La multinacional nortea-mericana ha dejado de ser esa alma caritativa que permitía hacer un muro de nuestras vidas, para las miradas, de la posterioridad, pasando, ahora, a ser el ejemplo de cómo los datos “regalados” por sus usuarios tienen más recorrido del que aparentan. El “annus horribilis” que tuvo en 2017 era sólo la vuelta de calentamiento.

El periódico ABC de España desgreña toda esta información en un gran artículo.

Menciona que la mayor red social se le ha embarrado la carrera y ahora, se enfrenta una profunda crisis de identidad que ha derivado en una reflexión social acerca del tratamiento de las grandes compañías tecnológicas sobre sus datos personales, el oro de la última década.

Facebook ha dejado de ser esa alma cándida que hasta hace dos primaveras nos brindaba la oportunidad de retratar nuestra existencia vital para la posterioridad. Era “cool”, necesario… útil para estar conectado con tus seres queridos.

Todo debería estar publicado si se pretendía demostrar que se está vivo. La vida en directo. Eso ha empezado a cambiar. La multinacional está herida por culpa de varias atronadoras flechas recibidas en los últimos años y que han exhibido cómo se puede perturbar y pervertir la plataforma.

La consultora Cambridge Analytica pergeñó un sistema por el cual, de manera inconsciente, miles de usuarios de esta red social aireaban sus valiosos datos personales, mismos que se aprovecharon en la campaña de 2016 junto con otras técnicas enmarcadas dentro de la crisis de las “fake news”.

Agujero o filtración

El escándalo de la consultora Cambridge Analytica desvelado en exclusiva por The New York Times y The Observer fue la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los defensores más férreos de la protección de datos.

Un aparente simple experimento sociológico realizado entre 2014 ha sido la antesala del hallazgo de un agujero en algunas de sus herramientas. Y la polémica tiene argumentos de cine negro.

Una firma de análisis creada por un magnate vinculado al partido republicano llamado Robert Mercer obtuvo un información que, bien trabajada, permitió diseñar la campaña electoral de Donald Trump en su ascenso a la Casa Blanca.

Esa información, sin embargo, se obtuvo a raíz de supuestamente un experimento sociológico llevado a cabo por Global Science Research, una empresa fundada por Aleksandr Kogan, un investigador rusoamericano.

Lo pudo hacer a partir de una aplicación que se descargaron unos 277 mil usuarios, permitiendo así que se pudiera realizar unos patrones de conducta y comportamiento que, en manos de expertos electorales, son tremendamente valiosos, más incluso que los sondeos habituales y encuestas internas que manejan los partidos políticos.

Hasta entonces, Facebook daba acceso a través de su herramienta para desarrolladores a ciertos datos, pero se especificaba que únicamente para el estudio
académico.

Alarmante es comprobar cómo se utilizaron para fines políticos y orquestar, al tiempo, campañas electorales. Conocer a tu potencial electorado es fundamental para todo político que quiera alzarse con el poder. Los partidos lo saben desde siempre, por lo que tener acceso a este material es, verdaderamente, oro puro.

El mayor problema es que esta información se produjo, sin embargo, dos años antes. Facebook, en este caso, miró hacia otro lado. No hizo prácticamente nada y ahora sus principales directivos se ocultan detrás de una pantalla esperando a que, tal vez, pase el huracán.

La única acción reciente ha sido la de eliminar la cuenta de Cambridge Analytica, pero a su vez se ha generado un caos tremendo a su alrededor que afecta, sobre todo, a su reputación, parcialmente dañada a consecuencia del uso indebido de su plataforma.

Las preguntas son ¿cómo confiar en esta red social, ¿se vendió? Se puede vender o prestar Facebook en México a esta situación? De momento es pronto para saberlo, pero según informa el Financial Times, Facebook podría hacer frente a multas de 40 mil dólares por usuario afectado.

De ahí que si tuviera que abonar una sanción en su conjunto por los 50 millones de perfiles de usuarios cuyos datos podrían haber sido comprometidos, la cifra ascendería a 2 mil millones de dólares.

En 2012, Google pagó una multa de 22 millones de dólares por haber violado una orden que le obligaba a respetar la privacidad de los usuarios del navegador de Apple, Safari.Tiempo al tiempo

PUNTO Y APARTE

José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI, dijo que todas las propuestas de Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena, le dan pesadillas y son muy preocupantes, de un “mesianismo exacerbado”, pero puede volver a dormir en paz cuando piensa en la certeza de que va a ganar. “No estoy contendiendo por la medalla de plata”, aseguró… ¡Bien dicho!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2