×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
18 Enero 2018 04:00:00
El encubridor de la PGR
Con una pasmosidad y un cinismo que raya en la complicidad, el encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, el mismo que llegó a empantanar el caso Odebrecht, a proteger a Emilio Lozoya Austin y a frenar cualquier investigación incómoda de corrupción o ilegalidad para el Presidente y sus amigos, ayer salió a dar una conferencia en la que avisó con anticipación, como si quisiera alertar y avisar al indiciado y prófugo César Duarte Jáquez, que “esta semana” va a presentar “tres solicitudes de extradición” en contra del exgobernador priista de Chihuahua acusado por la Fiscalía de ese estado de peculado agravado, desvío de recursos públicos y delitos electorales.

De manera inusual, cuando se trata de pedir una orden de extradición a un gobierno extranjero, el procurador en funciones hizo pública la intención de solicitar la detención de un prófugo de la justicia como César Duarte, con lo que perfectamente le dará tiempo al exgobernador acusado de corrupción, que hasta los últimos reportes se movía libremente en el estado de Texas, para que cambie su residencia y ubicación.

El procedimiento normal, sobre todo en casos de alto perfil político, como el de exmandatario chihuahuense, es que la PGR maneje las solicitudes de extradición con sigilo y cuando informa a los medios es porque la orden ya está presentada y el presunto delincuente ubicado y vigilado en el país donde se encuentre. Si Duarte no se encuentra ya ubicado y vigilado por el Gobierno estadunidense, a petición previa del Gobierno mexicano, entonces lo que hizo ayer el subprocurador Elías Beltrán fue advertirle al acusado y prófugo, a quien le dio, literalmente, un “pitado” desde la Procuraduría General de la República.

De hecho, el Código Nacional de Procedimientos Penales, en su artículo 143 señala que el proceso de petición y otorgamiento de una orden de aprehensión con fines de extradición debe realizarse en total secrecía y en un plazo de 24 horas siguientes a la solicitud. “El juez de control resolverá la solicitud de aprehensión o comparecencia en audiencia, o a través del sistema informático; en ambos casos con la debida secrecía, y se pronunciará sobre cada uno de los elementos planteados en la solicitud”. ¿Y entonces, por qué el encargado de despacho convocó a conferencia de prensa para anunciar un procedimiento que debe ser secreto según la ley?

La actuación de Elías Beltrán confirma las denuncias del Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, sobre la existencia de una protección deliberada desde el Gobierno federal y las cúpulas del PRI al prófugo Duarte Jáquez. Porque tampoco explicó ayer el procurador, en su extraña conferencia mediática, por qué solamente presentará tres solicitudes de extradición, correspondientes a dos averiguaciones previas de la Fiscalía chihuahuense y una de la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, cuando se sabe que el total de expedientes judiciales abiertos contra el exmandatario, por los que se le han girado órdenes de aprehensión, es de 11.

César Duarte ha gozado de un halo protector desde Los Pinos y el Senado de la República que explica por qué, a diferencia de su tocayo Javier Duarte y del quintanarroense, Roberto Borge, no ha sido buscado por la justicia federal y mucho menos detenido antes de que abandonara el país. Su estrecha amistad y relación política con el coordinador del PRI, Emilio Gamboa Patrón, le valió también cercanas relaciones con el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray y con su sucesor José Antonio Meade, de quienes tuvo siempre un trato privilegiado en materia hacendaria, a pesar de las denuncias públicas y periodísticas de corrupción que ya se conocían desde que estaba en funciones. Esas mismas relaciones políticas lo acercaron al ánimo del presidente Peña Nieto.

De ese tamaño ha sido el halo protector que ha evitado que César Duarte pise la cárcel o que al menos responda a las acusaciones de millonarios desvíos de recursos del erario chihuahuense que le formulan tanto las autoridades estatales, por el escandaloso desfalco cometido durante su gobierno, como la Fepade por el desvío de recursos públicos, de origen federal, para apoyar las campañas del PRI. ¿Ni perdón ni olvido para los delincuentes, señor Presidente?

NOTAS INDISCRETAS… La designación de Alejandra Barrales como candidata del PRD y de la coalición Por México al Frente a jefa de Gobierno de la CDMX, que se formaliza hoy con el anuncio oficial, confirma lo que ayer adelantaban los dados: que por primera vez la Jefatura de Gobierno de la capital del país podría ser ocupada por una mujer electa por los votantes, pues según las encuestas la disputa se centrará entre la morenista Claudia Sheinbaum y la frentista Barrales. Eso no quita el dato histórico de que la primera mujer que gobernó el entonces Distrito Federal fue Rosario Robles, electa por la Asamblea Legislativa el 29 de septiembre de 1999 como jefa de Gobierno sustituta de Cuauhtémoc Cárdenas… Ruedan los dados. Serpiente doble.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2