×
Enrique Martínez y Morales
Enrique Martínez y Morales
ver +
Enrique Martínez y Morales Presidente del Colegio de Economistas de Coahuila, A.C. e-mail: [email protected] Twitter: @enriquemym

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2018 04:02:00
EL enigma de los mercados
En tiempos de agitación internacional y volatilidad financiera, como los anticipados para 2019, solemos culpar a los mercados, esos delicados entes abstractos y etéreos que pueden cambiar destinos y destruir economías en un santiamén. Pero, ¿son realmente esas figuras imaginarias las causantes de todos nuestros males?

Por supuesto que no. Los mercados, en general, no son anónimos. Están compuestos por seres racionales con influencia relativa en su respectivo sector. No se tienen que poner de acuerdo, pues con simples acciones y reacciones pueden generar en el agregado un poder avasallador.

Los mercados son inexorables, aun en economías planificadas. Sus leyes son de observancia obligatoria y no se pueden abrogar. Y cuando se pretende suprimirlos por decreto, siempre surgirá un vigoroso mercado negro que reconecte la oferta con la demanda, como en el caso del tráfico de estupefacientes.

Aunque por su relevancia los principales mercados son los financieros, existen infinidad de tipos, muchas veces interrelacionados entre sí. Prácticamente los hay para todo, desde zanahorias hasta vehículos. Son sensibles, y si bien utilizan información real y datos duros para formar juicios de valor y tomar decisiones, también confían en su instinto y no menosprecian las percepciones.

Tienen muy en cuenta las señales enviadas por las autoridades en la materia como lo son, para el caso de los mercados financieros y de tipo de cambio, la monetaria y la fiscal. Y la verdad, es que son bastante predecibles.

Para muchos, los mercados son despiadados y severos. Quizá tengan razón. Pero no dejan de ser la configuración más eficiente para asignar los recursos en las economías. Su función es la de armonizar a compradores y vendedores mediante la determinación de un precio. Ese precio puede ser el de un Picasso, el del frijol, el tipo de cambio o la tasa de interés, que es el precio del dinero.

Son como una gran ola al acercarse a la playa: gran aliada si nos montamos en ella, pero implacable si osamos atravesárnosle. Y son como los amigos: escuchan y están siempre atentos; son honestos y transparentes, y piden el mismo trato; son receptivos a los guiños y las señales; y también son confiables… mientras no nos equivoquemos con ellos.

Los mercados son a la vez caprichosos y volubles, fiables y enigmáticos. No nos queda de otra más que aprender a vivir y convivir con ellos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2