×
German Martínez
German Martínez
ver +

" Comentar Imprimir
16 Abril 2012 03:00:22
El espectáculo del ‘peñismo’
El PRI enojado por los spots del PAN, quería seguir con su campaña-vodevil. Simple pasarela para recibir aplausos, donde no se puede tocar ni con el pétalo de una rosa al puntero en las encuestas. Comedia de muecas simuladas. Concurso de ademanes de cartón.

Mucho ha perdido la política para despojarla, ahora, hasta del debate. ¿En verdad, con honradez de análisis, alguien puede sostener que contrastar resultados de gobierno es calumniar?

Quizá algunos adolescentes democráticos confunden, o no están familiarizados con una de las herramientas clave de una contienda electoral libre: la compulsa pública y permanente de ideas, programas, ofertas y biografías de los candidatos.

Un soporte fundamental del sistema democrático son ciudadanos plenamente informados de las propuestas de futuro sí, pero también, ¿por qué no?, de la crítica al gobierno presente, sea del partido que sea. ¿Cómo entender vivir en la pluralidad sin cuestionamientos entre quienes, se supone, piensan distinto? ¿Existe otro mejor momento, a las campañas, para evaluar y por tanto, premiar o sancionar con el voto, el desempeño gubernamental de quien quiere volver a gobernar?

El mismo PRI muestra dos varas para medir el desempeño público. Si el reproche es a Calderón afirman exigir genuinamente una rendición de cuentas, pero cuando la impugnación es a Peña, ponen el grito en el cielo y le llaman "guerra sucia".

El "no hagan olas" por supuesto que favorece al PRI. Ellos son la cultura de "el que se mueve no sale en la foto". La ambigüedad y la calma son su mejor terreno.

Sólo en la vaguedad y en ese monstruoso "quedar bien con todos" cabe perfectamente su campaña contradictoria para recuperar la Presidencia: pregonan un "cambio" y, al mismo tiempo, prometen seguir con el rumbo del gobierno panista. ¿No? Veamos: critican la lucha contra el crimen y prometen que el Ejército seguirá en las calles o la Marina patrullando, por ejemplo, Veracruz. Dicen que fueron 12 años perdidos los gobiernos de Fox y Calderón y ofrecen seguir con Oportunidades y Seguro Popular. En Pemex quieren inversión privada como históricamente demanda el PAN. Y en materia laboral, dan su palabra para aprobar la reforma laboral panista bloqueada por los diputados priistas, ¿cuál cambio? Incluso repudian haber sacado el tianguis turístico de Acapulco, pero ofrecen, también, llevarlo fuera de ese puerto, al menos tres años del sexenio.

En el cotejo político el peñismo no es consistente ni sólido, porque pierde su ambiente, como un pez fuera de su pecera. Su entorno es el espectáculo, las luces, las cámaras grabando, la imagen segura, el abrazo al infinito frente a un grupo de simpatizantes con las manos extendidas al viejo estilo de López Portillo, prendas de moda con los colores correctamente seleccionados, escenario y templete bonitos. Oropel hueco para el relumbrón mediático. Es simple publicidad para suplir inteligencia.

En una palabra, peñismo es espectáculo. Y espectáculo para Mario Vargas Llosa, es sinónimo de frivolidad.

Vargas Llosa "no se cuida" como algunos de nuestros intelectuales gelatinosos para sostener lo que cree aunque no sea políticamente correcto. Se define claramente y provoca debates. En España apoyó a un partido pequeño sin posibilidad de victoria; en Perú llamó a votar "sin alegría" a Ollanta Humala.

El Premio Nobel acaba de publicar un ensayo titulado "La Civilización del Espectáculo" donde critica la banalización de la cultura, al periodismo irresponsable y, también, a la frivolidad política, a ese quehacer político facilista que propone a un auditorio lo que la concurrencia quiere oír, y tal y como lo quiere ver; al sacrificio de la visión de largo plazo por la inmediatez del elogio y las loas efímeras; a esa tentación de hacer de un político fuente de chismes sobre la vida privada. Peñismo puro.

Vargas Llosa dice que ese espectáculo degrada la política.

Pues bien, ese escritor universal se pronunció hace unos días, abierta y contundentemente, por el triunfo de Josefina Vázquez Mota.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2