×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
17 Julio 2018 04:00:00
El espejismo de los estudios
La mayor parte de la gente que ha pasado la etapa de educación básica, media y superior en México, no podrán negar el esfuerzo que estuvieron haciendo sus padres para poder salir adelante con todos sus estudios. No importa que, si pertenecieron a escuelas de gobierno o privadas, pero cada quien a su manera le batallaron para sacar los estudios por delante.

Tampoco podrán negar aquellas palabras de motivación por parte de los padres con respecto a la importancia y necesidad de estudiar, pero sobre todo para terminar alguna carrera para poder ser alguien en la vida. Para ser una persona de bien, un buen ciudadano, pero sobre todo para salir adelante en un futuro cuando se tenga familia. ¿Le suena familiar esto?

Estoy seguro que la respuesta es afirmativa y es que también lo dice la lógica pues para poder ser competitivos hay que estar bien preparados. Pero no siempre la lógica está muy de acuerdo con lo real o con lo que en teoría debería de ser.

Los resultados del primer trimestre de 2018, realizado por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, no son muy alentadoras para este sector de la población, es decir, los recién egresados ya que hay 827 mil 324 jóvenes que se encuentran buscando un trabajo y que todavía no encuentran.

Para tener un mejor panorama en una escala de 10 mexicanos entre 15 y 29 años de edad, solamente nueve de ellos están dentro de la estadística de desempleo.

Eso sin considerar aquellos llamados “ninis”, es decir, los jóvenes que ni estudian, ni trabajan. Aquellos quienes están considerado dentro de las estadísticas son jóvenes que cuentan con educación básica, medio superior y profesional.

Es alarmante los resultados del primer trimestre del 2018, hecho por la Encuesta Nacional de Ocupación y Empelo ya que nos está diciendo en resumen que el 90 por ciento de los jóvenes con preparación especializada no consigue trabajo, por la sencilla razón de que no hay oportunidad de trabajo.

La falta de generadores de empleo que soliciten a aquellos jóvenes que se han preparado para ser alguien en la vida están pasando no solamente por problemas emocionales muy fuertes, sino también decepcionantes lleno de frustración al darse cuenta que no existen empresas que requieran a una persona con su especialidad, siendo más fácil para aquellos que solamente están preparados para ser operadores, en ambos sexos.

La tasa es alta resultando incongruente las estadísticas que anuncian muchas de nuestras autoridades en donde “supuestamente”, el índice de desempleo va a la baja, viendo resultados y registros de más personas ante el Seguro Social.

Indicadores que muchas de las veces son manipuladas porque dentro de ese incremento de más derechohabientes no precisamente detallan si se trata de empresas que antes estaban dentro de la informalidad y ahora por algún motivo registraron sus trabajadores que anteriormente no contaban con sus derechos laborales. Pero eso no significa que antes no tuvieran trabajo.

Lo mismo sucede con aquellas personas que por circunstancias diferentes han tomado la iniciativa de registrarse al IMSS al famoso seguro voluntario, y así otras modalidades que ha tenido el Seguro Social para el registro de nuevos derechohabientes que no precisamente se encontraban en una situación de desempleo.

No se ha visto un resultado favorecido para todos aquellos jóvenes que cuentan con una formación media-superior y superior, cada vez que un gobernador y hasta el mismo Presidente de México en turno anuncia la visita a una nación para poder traer nuevas inversiones extranjeras a nuestro país.

Y aquellas empresas internacionales que tomaron la decisión de invertir en México, solamente contratan a puros operadores, creando así nuestros propios mandatarios un maquilador de obreros para nuestra juventud, sin pensar más allá para la competitividad de los egresados que estudiaron con la mentalidad de que en la vida el que está bien preparado será una persona de bien, competitivo, con un trabajo seguro, en resumen, tendrían éxito en la vida. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2