×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
18 Octubre 2015 04:00:55
El filantropófago y El Mesías
EL FILANTROPÓFAGO. El timing no está para buscar redenciones. Demasiadas heridas hay y tantísimas dudas sin respuesta, como para que un personaje como el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, decida reaparecer a la vida pública como el filántropo que el país estaba esperando. Dice, no se ha cansado de asegurar que él nada tuvo que ver con lo sucedido la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala (¿y su intimísima amistad con María de los Ángeles Pineda, lideresa de Guerreros Unidos sería una mera coincidencia?). Que no importa que todo haya sucedido durante su mandato; tampoco dice nada de que fue su partido, todavía con Andrés Manuel López Obrador en sus filas, el que apoyó la candidatura de José Luis Abarca a la alcaldía de aquella ciudad guerrerense, vía Lázaro Mazón, secretario de Salud de Aguirre y luego el candidato (frustrado por los hechos de Iguala) de AMLO a la gubernatura. Que no. Que todo eso no importa nada; él asegura que no tuvo nada que ver, que no tiene responsabilidad alguna.

Sí, se desapareció después de su licencia y más aún después de la elección del 7 de junio pasado, pero ahora está de vuelta con su mismo discurso, cínico e insensato. Dice él que su carrera política no está terminada, por el contrario, incluso, va a tomar un giro: “Un político termina su carrera política hasta que se muere, un político puede hacer política no necesariamente teniendo una responsabilidad pública, pues lo podemos hacer a través de los medios, escribiendo, en la academia, lo podemos hacer de muchas formas, lo que sí le puedo decir es que de mi estado jamás me voy a desvincular...”, dijo. No se desvincula, pero tampoco se responsabiliza, ni siquiera por las omisiones que cometió su gobierno los días que le siguieron a la tragedia de Ayotzinapa.

Ah, pero ahora dice que se dedicará a trabajar en una fundación –próxima a anunciar– que estará enfocada a combatir el cáncer cervicouterino. Así, se dedicará ahora a la filantropía. Ayudará a las mujeres guerrenses porque, dice, no tiene nada que esconder. Filantropófago (sic) puro: alimentándose y redimiéndose a través de una “buena voluntad”.

EL MESÍAS. Ahora que ya tiene un ingreso mensual asegurado, López Obrador dejó el Tsuru, así como los viajes en carretera y los desayunos económicos que habitualmente menciona en sus redes sociales. Ahora toma aviones y se va de paseo, digo, de gira por Europa. Y aunque en otros años soltó críticas a Vicente Fox por sus constantes menciones a la Virgen de Guadalupe en sus discursos cuando éste era presidente o con sus visitas al Vaticano, alegando el tema del Estado laico, ahora que AMLO anda (nuevamente) en pos de la Presidencia, ya sacó pasaporte, visas y cambió divisas para, él mismo, recurrir a la fe para jalar agua y los milagros que se puedan para su molino.
A raíz del anuncio que se hizo hace unos días sobre la visita que hará el papa Francisco a nuestro país el próximo año, a AMLO ya se le olvidó el Estado laico: “Su presencia, en estos tiempos aciagos, será de gran aliento para nuestro pueblo. Su mensaje espiritual ayudará a que no se pierda la fe en la justicia y a mantener encendida la llama de la esperanza (...) Por nuestra parte, le compartimos que continuamos trabajando para lograr una transformación que nos permita eliminar la corrupción política, que ha sido la causa principal de la desigualdad, de la pobreza y de la violencia que padecemos en México”. Ah, “llegó El Mesías”, rezaba un meme que circuló en redes sociales; claro, la imagen que acompañaba la frase era la de AMLO en el Vaticano.

Y es que tan mesías fue que después del Vaticano se fue a París, donde ya habla de lo que hará cuando gane la elección de 2018. ¿Será que la visita a la Santa Sede le reveló alguna epifanía? Ahora, además de mesiánico, es vidente, síquico, agorero... Por un lado, se hace ya presidente y salvador del país y, por el otro, ya alega fraude en caso de que pierda –o le roben, diría él– la Presidencia. En fin, parecería que el mensaje de “El Peje” con esta gira es que París bien vale ésta y cualquier otra misa...
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2