×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
07 Noviembre 2017 04:00:00
El fracaso de la prevención del suicidio
Hace unos días, Édgar Iván García mantuvo una discusión fuerte con su hermano y este acto fue un disparador para que subiera a su habitación, tomara unos cables y se colgara, asfixiándose. Después del pleito, la vida familiar siguió su curso. Minutos más tarde la comida estuvo lista y como Édgar Iván no acudió al llamado, su abuela subió hasta la recámara, encontrándolo colgado. Debido a la enorme impresión, el hermano con quien había discutido Édgar Iván trató a su vez de suicidarse, lo que fue impedido por personal de la La Unidad Especializada de la Policía en la Atención de la Violencia Familiar, (Unepavif), de la Policía Municipal, que ya se encontraban en la escena, después que la familia pidió ayuda la 911. Hasta aquí parece un caso aislado, muy propio de nuestros tiempos, pero en realidad, el suicidio como fenómeno social y a pesar de los discursos oficiales, no ha sido atendido con políticas públicas eficaces y con programas que incidan en la promoción de localidad de cuidados en la salud mental.

No es posible saber si este suicidio pudiera haberse evitado, pero queda claro que la salud mental ha estado sometida a una crisis de abandono, abuso y violencia. Si quiere usted encontrar culpables de ello, señalará a los políticos que no dedican presupuesto a la investigación, desarrollo de programas de prevención, de información y promoción de la salud mental; a la falta de apoyo oficial en la preparación de los profesionales de la salud mental (no solamente los psiquiatras), y al dejar libre el espacio a la industria farmacéutica, quienes han vendido el mito de que su solución está en los fármacos e intervenciones biomédicas.

Este fenómeno es mundial y la Organización de las Naciones Unidas publicó un informe dirigido a los responsables de las políticas de salud pública y los profesionales de la salud mental, solicitando un cambio radical en los paradigmas de atención, especialmente un cambio en el modelo biomédico y neurocentrista reinante, llamado: Informe del Relator Especial Sobre el Derecho de Toda Persona al Disfrute del Más Alto Nivel Posible de Salud Física y Mental, y dado que las políticas públicas actuales afectan a personas con discapacidad intelectual, cognitiva o psicosocial, se debe abogar por un cambio de paradigma.

El actual paradigma, el modelo biomédico, explica los trastornos mentales a través de aspectos neurobiológicos, en los que se basa para realizar las intervenciones, pero es claramente insuficiente para explicar los complejos procesos de comportamiento de la personalidad humana y se ha negado a mantener un adecuado equilibrio entre las intervenciones biomédicos y las sicosociales, insistiendo en la suposición arbitraria de que las intervenciones biomédicas son más eficaces.

El relator especial de la ONU sobre el derecho a la salud, Dainius Puras, pidió una revisión revolucionaria de los sistemas de salud mental en todo el mundo, afirmando que el modelo biomédico “mantiene su poder basado en dos conceptos anticuados y científicamente erróneos: que las personas que sufren trastornos mentales y que se les diagnostica trastornos mentales son peligrosas y que las intervenciones biomédicas son en la mayoría de los casos necesarias”.

Como oposición al modelo biomédico, el informe aclara que el modelo sicosocial “ha surgido como una respuesta con base empírica al paradigma biomédico. Es un modelo que va más allá de los factores biológicos (sin excluirlos) y entiende las experiencias sicológicas y sociales como factores de riesgo que contribuyen a una mala salud mental y como factores positivos que contribuyen al bienestar. Este modelo puede incluir intervenciones cortas y de bajo costo que pueden integrarse en la atención habitual. Si se aplican debidamente, pueden empoderar a los desfavorecidos, mejorar la calidad de las relaciones y fomentar la autoestima y la dignidad. Para que un sistema de salud mental sea respetuoso con el derecho a la salud, debe mantener un buen equilibrio entre el modelo y las intervenciones biomédicos, por un lado, y los sicosociales, por otro, y huir de la suposición arbitraria de que las intervenciones biomédicas son más eficaces”.

Curiosamente, es el mismo proceso de reconversión que siguió en todo el mundo la atención de las discapacidades y que superó, con mucho, los resultados del modelo anterior. El Estado mexicano puede esperar pasivamente los cambios o puede, como lo hizo en la educación especial, unirse al grupo de los que lideraban. Solamente así se controlará ese terrible fenómeno del suicidio (y muchos otros más).
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2