×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
08 Junio 2017 04:00:00
El fraude de la Tarjeta Rosa
A doña Gloria la interceptaron de camino a la escuela de sus hijos. Un promotor de la campaña de Alfredo del Mazo le ofreció la Tarjeta Salario Rosa”. Le aseguraron que, de ganar el candidato a gobernador del PRI, podría retirar con ella dinero en efectivo.

Para inscribirse a los beneficios era necesario que doña Gloria entregara una copia de su credencial de elector y un comprobante de domicilio. Pensando que, a ella y a sus hijos les caería bien el dinero, accedió a cumplir con tales trámites. Al final recibió el documento y quedó tranquila con la promesa de que obtendría noticias en su domicilio para activar el plástico, una vez que hubiera ganado Alfredo del Mazo.

El documento de doña Gloria se presta al engaño. A simple vista es una tarjeta de débito, igual a cualquier otra que en el reverso tiene un cuadro blanco alargado para que el dueño registre su firma.

Sin embargo, en la parte posterior parece un volante de propaganda. Dice Tarjeta Salario Rosa y trae las leyendas “Del Mazo. Fuerte y con Todo”. En el extremo derecho hay una imagen de una abuelita acompañada por sus nietos, arropándola con gran afecto.

La inteligente ambigüedad de ese pedazo de papel debe denunciarse. Si sólo se revisara el documento por la parte de enfrente podría argumentarse que se trata de publicidad a favor de una política ofertada en campaña por el candidato a gobernador del PRI.

Pero el reverso simula claramente una tarjeta de débito y por eso fue posible que sus repartidores hablaran de activarla –en caso de triunfo del candidato priista– pasadas las elecciones.

La cuestión más intrigante es cuando los promotores del voto exigieron copias de la credencial de elector y también un comprobante de domicilio para afiliar a doña Gloria al programa Salario Rosa. Para ella no fue obvio que tal política aún no existe y por tanto fue vilmente engañada. Hoy ella confiesa haber votado por Alfredo del Mazo el pasado fin semana.

No estoy aquí para criticar la candidez de la señora Gloria y mucho menos el grado de necesidad económica que lleva a tantos a cambiar su voto por un poco de dinero.

Con todo, me rebelo a ser de los que aceptan como natural el cinismo de las maquinarias electorales mexicanas.

¿Para qué querían esos señores los documentos de identificación oficial de esta y muchas otras personas? ¿Cómo traficaron con esos datos personales? ¿A quién le cobraron por hacer esa tarea? ¿Cuánto cobraron?

Mi tarea es la del periodista y no la del funcionario de la FEPADE o del Instituto Electoral. Desde esta función social denuncio y me pregunto cómo es posible que el Estado mexicano gaste tanto dinero del contribuyente para vigilar elecciones y, sin embargo, sea incapaz de combatir trampas como la Tarjeta Salario Rosa.

Si en esta ocasión el PRI volvió a las andadas fue porque la vez anterior no se procedió en contra de quienes repartieron las famosas tarjetas Monex y Soriana.

La impericia de la autoridad para probar los fraudes en la elección de 2012 amplió el margen de impunidad con que el domingo pasado actuaron los promotores del voto para seguir engañando gente necesitada de apoyos económicos.

Hay entre nosotros quienes dicen que este tipo de trampas son inevitables. Se trata de los desfachatados que felicitan al más mañoso y admiran al mejor engañador. Otros compatriotas creen con bobería que denunciar este comportamiento delictivo sólo sirve para los propósitos del candidato derrotado.

Me rehúso a ser de los unos o los otros. En todo caso me afilio al contingente de ciudadanos a los que todos los días nos cobran impuestos para pagar el salario de los funcionarios electorales responsables de evitar que las señoras Glorias de este país sean víctimas de la compra y la coacción del voto.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add