×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
08 Agosto 2018 04:00:00
El frenesí por un nuevo régimen
Cuando hoy Andrés Manuel López Obrador reciba la calificación de presidente electo, mucha agua ya habría pasado bajo el puente luego de que el tabasqueño metió a la República en un frenesí que no se había visto antes nunca, después de una elección presidencial.

Virtualmente, López Obrador ya se ha constituido en un presidente en funciones, por el tamaño y gran número de decisiones políticas, de gran trascendencia, que ha tomado. Cuando hoy reciba la constancia de presidente electo, 35 días después de su histórico triunfo, AMLO ya se reunió con enviados del más alto nivel del gobierno de los Estados Unidos, ya refrendó todas las promesas que hizo en campaña y ya también insufló el comienzo de foros de participación de la sociedad para que se opine sobre temas de gran importancia para la vida del país, como es el tema de la seguridad y la justicia.

Y también ha reiterado, entre muchas otras cosas, que ahí viene ya una reforma a la reforma educativa de Peña Nieto, y que ha comenzado la revisión de los más de 105 contratos que el gobierno de Enrique Peña Nieto firmó con trasnacionales en la materia energética.

En tanto todo esto acaece, ha sido notoria la lentitud del Congreso de la Unión para participar en este acontecimiento histórico de la transición de un régimen hacia presumiblemente otro, dado el perfil de gobierno que está trazando el Peje.

Las dos cámaras del Congreso dan la impresión de permanecer impávidas ante el avance acelerado del presidente electo López Obrador.

Con el comienzo de los foros sobre la materia de la seguridad y la justicia, ayer en Ciudad Juárez, Chihuahua, los diputados federales y senadores electos tendrían que estar participando activamente en ellos. ¿Lo harán?

El presidente electo, en su participación en Ciudad Juárez, llamó a todos los convocados a participar sin ambages y a combatir a toda costa la simulación, ese cáncer que ha carcomido a los foros en sexenios anteriores.

En muchas ocasiones, los foros han sido instrumentos para la manipulación y la farsa, por el hecho de que los organizadores sólo retoman lo que a ellos les conviene o con lo que concuerda con sus proyectos o visión de las cosas que dicen estar sometidos a consulta.

Los diputados y senadores de la 64 Legislatura próxima deberían estar allí, en cada mesa de cada uno de los más de 25 foros anunciados.

Primer foro de consulta sobre paz y reconciliación, es el nombre del foro organizado en Ciudad Juárez. Causó gran revuelo por, obvio, ser el primero y porque allí estuvo el mismo Andrés Manuel.

Pero también porque arrancó en Ciudad Juárez, uno de los suelos mexicanos más ensangrentados en los últimos años. Y también por los posicionamientos políticos de quienes han organizado los foros.

Amlo dijo ayer que está en favor del perdón, pero no del olvido. Y le han revirado a grito batiente muchas de las mujeres que ahí estaban –la mayoría, madres de jóvenes asesinados o de mujeres desaparecidas: “Ni perdón ni olvido”.

El grito múltiple retumbó en todo el país y cimbró, sin duda, al presidente electo, sobre todo porque no piensa regresar a los soldados y marinos a sus cuarteles; no al menos en los primeros años de su sexenio, como ayer mismo se lo han exigido todas esas personas que traen traslapado el dolor en el alma, por la pérdida de un ser querido a causa de esta guerra contra el crimen organizado, que comenzó en enero de 2007 el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa y que ya ha provocado más de 200 mil ejecuciones y más de 35 mil desaparecidos.

Hasta el momento, ha sido el saldo de muertes más cercano al saldo del millón de personas que perdieron la vida en la revolución de 1910.

En el Senado de la República, ayer, el senador electo de Morena Martí Batres anunció que su grupo presentará una iniciativa de reforma educativa, exactamente en sentido contrario a la que aprobó la 62 Legislatura entre diciembre de 2012 y agosto de 2013.

Batres argumentó: “Queremos corregir, echar abajo, enderezar la reforma educativa y hacer una modificación para que la evaluación no sea un instrumento de persecución y castigo a los maestros”.

Apostillaba: “Pretender estandarizar los procesos de evaluación lleva automáticamente a un choque con la realidad porque no tienen la misma condición los maestros del norte que los del sur del país”.

Y volvía a remachar: “No se trata solamente de derogar la reforma educativa sino de proponer una verdadera reforma educativa”.


ESTRIBO
María Luisa Beltrán Reyes, diputada federal del PRD, sostuvo ayer en San Lázaro que en México uno de cada cinco niños de tres a cinco años de edad, y uno de cada cuatro, y de 15 a 17 años no asisten a la escuela. Y el sector poblacional principalmente afectado es la indígena y la comunitaria.

Incluso, precisó Beltrán, el 93 por ciento de las escuelas indígenas y comunitarias no tienen computadoras y tampoco materiales didácticos, y también carecen de profesores.

En conferencia, Beltrán dijo que solicitará sea exhortada la Secretaría de Educación Pública “a que diseñe e implemente una estrategia de política integral que atienda las brechas de desigualdad que se presentan en la formación indígena y comunitaria del Sistema Educativo Nacional”.

El partido al que pertenece Beltrán, el PRD, participó en la aprobación de la reforma constitucional en la materia educativa, en diciembre de 2012. Una reforma que pudiendo haber retomado un tema como el que ella plantea, no lo hizo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2