×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
10 Julio 2017 04:00:00
El Frente Nacional por la Familia y su autobús del odio
El Consejo Mexicano de la Familia, que es un movimiento de ultraderecha, trajo a México su novedoso autobús publicitario llamado aquí el Autobús de la Libertad, cuya finalidad es común para las asociaciones ligadas a los ultraderechistas de todo el mundo, que promueven el derecho de los padres a educar a los hijos en cuatro fundamentales ideas: que el matrimonio es una institución con fines de procreación, que existe una “maligna” ideología de género, que las parejas del mismo sexo no deben adoptar y que se debe proteger la vida desde la concepción de manera absoluta.

Lo que no promueven es la educación para la paz y como prueba de ello el presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub, empresario neoleonés de filiación panista, en un acto de violencia autoritaria tapó la boca de una mujer que intentaba cuestionarlo, mientras él ofrecía una entrevista a medios en Tepatitlán, Jalisco, cuando el promocional autobús llegó a esa ciudad. A pesar de que el video es muy claro en cuanto al acto de violencia, el irritable catedrático no solamente evitó disculparse, sino mintió diciendo que pasó porque “desafortunadamente tengo la mano muy larga, y le alcancé a decir espérate, y ahí hubo contacto, pero no era la intención definitivamente callarla”, desmintiendo el video a este hombre de goma, émulo del Reed Richards de Los 4 Fantásticos.

El Autobús de la Libertad es un anuncio rodante que promociona los eslogan de: “Es perverso decir a los niños que desde los 10 años pueden tener sexo con adultos y abortar… ¡Sin conocimiento de sus padres!”, y “En educación, ¡biología, no Ideología de Género!”. Y el esencial, que dice: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. ¿Y qué hacer con la noticia que vimos hace días? A un bebé canadiense se le ha expedido un documento de salud que no especifica si es niño o niña; le llenaron el espacio con una U (que puede ser “unspecified” o “unknown”).

Es una hermafrodita producto de anomalías genéticas y hormonales, que combina características morfológicas de ambos sexos. La lucha legal la dio su progenitor, Kori Doty, quien dijo de sí mismo (¿o misma?): “Cuando nací, los doctores observaron mis genitales e hicieron suposiciones acerca de quién sería yo. Esas suposiciones me siguieron y marcaron mi identificación durante toda mi vida. Esas suposiciones terminaron siendo incorrectas y tuve que hacer muchos ajustes desde entonces”. La incertidumbre de ser mujer u hombre propicia depresión, baja autoestima e ideas suicidas, pues la sociedad no sólo les guarda distancia, sino ignorancia o hasta repulsión. ¿Y entonces cómo respondería el eslogan del Autobús de la Libertad a Kori Doty? Como Doty no tenía una definición clara de sus genitales, nunca tuvo certificado de nacimiento, pues solamente designan masculino o femenino, lo cual no le permitió gozar de todos sus derechos civiles, en una flagrante violación de su libertad y su seguridad personal como ser humano.

Pero ese Autobús de la Libertad no viene gratis a América Latina: viene prácticamente expulsado de España, donde el colectivo ultracatólico HazteOir pretendía exhibir su mensaje transfóbico. Creado en 2001 por un sobrino de Rodrigo Rato para apoyar a Rajoy, según cuenta Pablo Iglesias, fue impedido a circular porque se consideró que sus mensajes incitaban al odio, constituyendo un delito. Rubén Amón, articulista del diario El País, dice que: “¿HazteOír incurre en un delito de odio? Explícitamente no, al menos a tenor de la lectura del texto y en sus connotaciones semánticas. E implícitamente es probable, más aún cuando se hace diana con los niños transexuales en un sesgo particularmente miserable, pero la duda misma invita a la prudencia.

Y no porque el movimiento retrógrado HazteOír merezca la menor consideración o condescendencia, sino porque la libertad de expresión merece salir indemne, aunque sea por exceso”. Encontrando una dura oposición en México, el curioso autobús llegó a Chile, en donde no encontró precisamente una buena acogida porque sus mensajes son contrarios a la diversidad sexual y los estándares internacionales en esta materia. Y como dice la carta de Change.org que lo sacó de España: “Las consecuencias de esta campaña serán graves para aquellos niños que están sufriendo y que sólo verán aquí más motivos para sentirse aislados, equivocados, confundidos y culpables”. Pero eso es el riesgo de luchar por la libertad de expresión, sin la cual los riesgos serán todavía mayores.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2