×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
03 Junio 2018 04:00:00
El futuro del TLCAN
“Tal vez Donald Trump realmente sea el Candidato de Manchuria, un títere de algún potentado extranjero. Mucho más probable, Trump es mentalmente inestable y narcisista. Cualquiera que sea, Trump está destruyendo rápidamente el liderazgo, las alianzas y los intereses estadunidenses en todo el mundo. El anuncio el miércoles de nuevos aranceles sobre las exportaciones de acero y aluminio desde Canadá, México y la Unión Europea es el último movimiento extraño y autodestructivo”. Estas palabras fueron escritas por el doctor Jeffrey David Sachs, director del Earth Institute de Columbia University y arquitecto principal de las metas del Milenio, en un artículo editorial para CNN.

Les escribo esta cita porque no solamente en México tenemos a populistas narcisistas con gran capacidad de daño a un país, como es el caso de AMLO.

Estados Unidos ya está pagando la factura de subir a la Presidencia a gente incompetente y sectaria que, además del engaño, ha logrado minar los intereses vitales de ese país y del mundo. En México todavía estamos a tiempo de evitar esa desgracia. Y es que este tipo de personajes llegan a creer sus propias mentiras. Dice el mismo Dr. Sachs en el artículo en comentario: “Trump crea caos sin más motivo que su flagrante incapacidad para seguir las reglas o respetar los intereses de los demás. La suya es la guerra de un psicópata comercial”. Queridos lectores, aprendamos lo que ya está pasando a los americanos y lo que va a pasar a los pobres italianos con Giuseppe Conte como Primer Ministro.

Y esto vienea colación por lo siguiente. Tal vez de lo poco rescatable de la actual Administración federal es la actuación del doctor Ildefonso Guajardo al frente de la Secretaría de Economía en la negociación del Tratado de Libre Comercio en Norteamérica (TLCAN). En esa negociación ha imperado la cautela y una estrategia que ha dado señales de ver más allá del calendario electoral.

Esperemos que esta visión de Guajardo prevalezca pues es el rumbo correcto para evitar una negociación que ate el futuro comercial de México a los intereses personales de un señor que despacha en la Avenida Pensilvania en Washington y que ya no tiene el menor respeto de la comunidad internacional. Por ello el TLCAN está detenido y son cinco las razones principales.

Primero, la propuesta estadunidense de que los trabajadores automotrices con salarios de por lo menos 16 dólares por hora contribuyan con 40% del valor contenido en automóviles y 45% en camiones ligeros. Es absurdo esperar un aumento así por decreto, pues como sabemos, los salarios son función de la productividad del trabajador y en esta depende de su capacitación, educación y herramientas (capital).

Segundo, la demanda de Estados Unidos de tener como prioridad el contenido regional de los vehículos para resolver su déficit comercial, ya que el superávit en el sector automotriz explica gran parte del desbalance comercial con México. El señor Trump no entiende lo que significan las cadenas de suministro y de valor. Si hay una industria vertical y horizontalmente de manera global es la automotriz. Explicar esto a quien supone que es igual comprar componentes en Shangái que en Detroit es imposible.

Tercero, la inaudita propuesta de Trump de que su país regule el comercio de productos agrícolas en función de la estacionalidad de su país: en palabras llanas, si en Estados Unidos les sobran productos, pues dejan de comprar, si les falta entonces abren la frontera. ¡Qué fácil! Eso no es tener un socio comercial, es tener un país que regula su comercio unilateralmente vía cuotas. Esta propuesta es absolutamente inviable.

Cuarto, la demanda estadunidense de establecer una cláusula de expiración automática del TLCAN cada cinco años, a menos de que los tres países decidan continuarlo. Imagine usted si un inversionista va a poner una planta, digamos para armar aviones en México, sin saber si el TLCAN la va a hacer viable o no cada cinco años. El riesgo es tan alto que cualquier inversión industrial no tendría sentido.

Finalmente, la intención de Estados Unidos de eliminar los mecanismos para la resolución de controversias comerciales o de inversión. La propuesta de Trump implicaría que si usted exporta a Estados Unidos y no le cumplen, su negocio tendría que irse a pelear a un tribunal norteamericano, no a un panel trilateral. ¿Usted se iría a pelear a un tribunal americano contra un americano? Curioso porque Trump no propone reciprocidad: si un mexicano no cumple ellos no vienen a pelearse a un Ministerio Público de Pachuca ¿verdad? Ahí sí no.

Las lecciones son bien claras: el pueblo estadunidense favoreció a un señor que ya se califica como “psicópata comercial”. Y esto está dando malos frutos. Trump ha logrado una hazaña: unir a todos sus aliados y socios comerciales… pero en contra de su país. Piense usted, querido lector, en el sentimiento europeo frente a las decisiones populistas de Trump esta semana, imponiendo aranceles al acero y aluminio. Lo dijo claro Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo: “Viendo las decisiones de Donald Trump podemos decir que con amigos como este, no necesitamos enemigos. Pero francamente Europa debe estar agradecida. Gracias a él nos deshicimos de las ilusiones: nos hemos dado cuenta que si necesitamos una mano, tenemos que buscarla en el extremo de nuestro propio brazo”.

Apensar el voto y aprender de la experiencia ajena…

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!



Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2