×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2017 04:00:00
El góber y el rector
Estamos viendo una abierta guerra entre el rector Alejandro Vera, de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, y el gobernador Graco Ramírez. El último capítulo es la acusación por enriquecimiento ilícito contra el rector, pero la telenovela acumula ya muchos episodios.

Desde hace varios años Vera ha encabezado un movimiento político contra el gobernador perredista, con aliados como el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, y el poeta y activista Javier Sicilia, a quien Vera le dio un cargo en la universidad. El Gobierno, por otra parte, ha presentado acusaciones penales contra el rector por peculado y ahora por enriquecimiento ilícito. Vera afirma que estas acusaciones forman parte de una persecución política.

La propia Auditoría Superior de la Federación ha señalado presuntas operaciones ilícitas del rector. La UAEM contrató un préstamo por 600 millones de pesos con Banco Interacciones, comprometiendo para su pago los ingresos recibidos del Gobierno federal.

El resultado es que las ministraciones que la universidad recibe están siendo utilizadas para cubrir pagos de deuda y no para los propósitos educativos para los que están etiquetados. Esto constituye, dice la ASF, un delito de peculado. El crédito, por otra parte, debió haber sido aprobado en todo caso por el Congreso del Estado, cosa que no ocurrió.

La acusación de enriquecimiento ilícito procede, según el fiscal anticorrupción de Morelos, Juan Salazar Núñez, del supuesto que el rector recibió en sus cuentas personales depósitos que no correspondían a sus ingresos, mientras que él y su esposa, María Elena Ávila, compraron bienes raíces por un monto superior al que supondrían sus ingresos.

La defensa del rector ha asegurado que la Fiscalía no le ha proporcionado información para permitir una defensa. El 1 de octubre, en efecto, un juez de primera instancia tomó la decisión de no vincular al rector a proceso por peculado debido a que la Fiscalía no compartió con la defensa la información de la carpeta de investigación. La fiscalía ha vuelto al ataque y ha pedido nuevamente la consignación del rector por peculado y por enriquecimiento ilícito.

La vieja regla de dejar fuera a las familias de los pleitos políticos no se ha respetado en este caso. Varias de las acusaciones del movimiento contra Graco se han centrado en Elena Cepeda, su esposa. El rector Vera afirma que el gobernador está tratando de promover al hijo de Cepeda, Roberto Gayosso, presidente del PRD en Morelos, como su sucesor en el Gobierno del Estado. La Fiscalía ha acusado a su vez a la esposa del rector, que es maestra, de enriquecimiento ilícito, aunque este delito usualmente sólo se aplica a servidores públicos.

La acusación por enriquecimiento ilícito puede ser muy engorrosa para un imputado. En otras acusaciones, el fiscal tiene que demostrar que una determinada falta tuvo lugar. En el enriquecimiento ilícito, el acusado es quien debe justificar sus ingresos, lo cual es mucho más difícil. Quizá lo que busca el gobernador es neutralizar al rector mientras pasa la elección.

Entre los dimes y diretes, y la falta de transparencia de nuestro sistema judicial, es difícil saber quién tiene la razón. Hay motivos para pensar que la Administración del rector ha sido pésima y que ha usado recursos de la UAEM para propósitos políticos. Pero las acusaciones penales contra el rector y su esposa parecen tener también motivaciones políticas. De lo que no hay duda es de que en Morelos la política se está judicializando.

OTRA VEZ PUEBLA

Una vez más, una mujer –maestra de escuela y conductora de taxi– fue violada y asesinada en Puebla. ¿Volverá el gobernador Antonio Gali a prohibir Cabify o cerrará las escuelas y el servicio de taxi?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add