×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2018 04:00:00
El gran chantaje del PRI y Antorcha Campesina
Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, informó ayer desde su cuenta de Twitter que se pospone para este domingo a partir del mediodía, la sesión ordinaria que había sido convocada primero a las 12 horas de ayer y luego a las 17 horas del mismo sábado, para la continuación del proceso legislativo del presupuesto de egresos de la Federación 2019, luego de que el contingente del grupo de choque del PRI de nombre Antorcha Campesina decidió volver a sitiar a San Lázaro, como lo había hecho el viernes.

Muñoz Ledo justificó la posposición, diciendo que se hace  “con el fin de fortalecer los espacios de diálogo y entendimiento entre las fuerzas políticas”.  

Cuando anochecía el viernes 21, luego de un bloqueo a todas las puertas del palacio legislativo de San Lázaro de más de 12 horas, diputados de la mayoría conformada por Morena, PT y PES acordaron con el PRI que escucharían las demandas de Antorcha Campesina, respecto del tema del presupuesto de egresos de la federación 2019.

Un punto central de las demandas de las organizaciones adheridas al PRI que se manifiestan a las fueras de la Cámara de Diputados, consiste en exigir que las partidas presupuestales que van destinadas al campo sean entregadas en los mismos términos que se hicieron en 2018, muchas de esos recursos a través de las organizaciones campesinas como Antorcha Campesina y unas 40 más identificadas como militantes del PRI.

El presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado Carrillo, declaró que se les escuchó, pero no existe compromiso alguno con ellos.

Ayer, sábado 22, a media mañana, súbitamente el contingente de manifestantes volvió a construir con sus brazos un cinturón humano que otra vez evitaba, como el día anterior, la entrada y salida de gente a la Cámara de Diputados.

Fue cuando Mario Delgado, en un mensaje desde su cuenta de Twitter, lanzó el “aviso importante (de que) por instrucciones de la mesa directiva, la sesión ordinaria convocada para el día de hoy a las 12 horas se reprograma para las 17 horas”.

Sin embargo, con gran anticipación a las cinco de la tarde, en un mensaje también por Twitter, el presidente de la mesa directiva Porfirio Muñoz Ledo  lanzaba el aviso de que  tampoco iniciaría ayer a esa hora de por sí reprogramada, sino que se convocaba a partir de las 12 horas de este domingo, para el comienzo de una sesión que estará estrictamente dedicada a la discusión y votación final del presupuesto de egresos de la Federación 2019.

Afuera, desde temprano, los antorchistas del PRI sitian la Cámara pegados a las rejas a sus espaldas, y teniendo enfrente de ellos, a dos metros, un cinturón similar de elementos de la policía federal preventiva.

La actuación del PRI a través del más retorcido grupo de choque que ha tenido en su historia, es la de un ente desesperado que siente que en ello le va la vida.

El reducto electoral que tuvo durante muchos años el PRI fue el campo. Y lo consiguió gracias a que tuvo organizaciones como Antorcha que las utilizaba para entregarles ayudas económicas a cambio de lealtades mal entendidas.

A cambio de alguna ayuda económica, mediante entrega de materiales de construcción o incorporaciones discrecionales a programas del campo, Antorcha se hizo de un ejército de campesinos materialmente obligados para que respondieran, con obediencia, a los intereses y movilizaciones de ese feroz grupo de choque, que siempre ha tomado a la violencia y la agresión incluso física como el cemento para pegar
lealtades.

Antorcha es ruin hasta las cachas. Es el PRI, realmente.  Actúa exactamente igual que el crimen organizado cuando se trata de enganchar gente a consumir sus estupefacientes: primer les regala y luego se los cobra con lealtad a ultranza.

Antorcha hace una lista de la gente que vive en una comunidad, a las que les regala cemento, tabique o varillas, incluso sin que mucha gente lo necesite.  A cambio de supuestamente nada. Sin embargo, después de que aceptaron los materiales, la gente es anotada en una lista de fuego, a la que le comienzan a resellar en la mente el chantaje de una lealtad mal entendida, retorcida, con la organización cuasi delincuencial de los antorchos.

Muchos, sino es que todos, los que desde el viernes permanecen sitiando a San Lázaro, son en realidad gente presionada por la organización.  Chantajeada. Así ha sido durante décadas el modus operandi del PRI. Pero Antorcha lo ha llevado a lo más ruin. Si una persona quiere escaparse de la organización, es acosada, hostigada hasta el grado de tener que dejar  las propiedades que consiguió apoyado por la organización.

A los que quieren dejar la Antorcha, habiendo conseguido un lote para vivir, los acosan para que se vayan de allí. O incluso son hasta agredidos físicamente.

Esa es la Antorcha que ayer decidió volver a sitiar a San Lázaro. Pretenden, a ultranza, que la mayoría conformada por Morena, PT y PES se comprometan con ellos a que las partidas que van al campo tengan que ser entregadas a los campesinos a través de la organización, como ha sucedido durante décadas con el PRI, y también con el PAN en sus dos sexenios de triste memoria, el de Calderón y el de Fox.

Si Morena, Pt y PES ceden, irán a contrapelo de la promesa lopezobradorista  de entregar directamente los recursos a los campesinos, para evitar que organizaciones políticas se queden con el dinero. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2