×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
05 Febrero 2018 04:00:00
El infierno de Chihuahua
Antes que iniciara la actual Administración estatal, se escucharon algunas voces que pregonaban malos augurios en seguridad para Coahuila. Decían, a quienes los querían escuchar, que la entidad sufriría los embates que hace años padeció por la delincuencia organizada. Por supuesto que no ocurrió.

Y no fue así porque desde su campaña electoral, Miguel Ángel Riquelme Solís fue el único candidato que con firmeza se pronunció en contra del narcotráfico. Los hechos se reflejan en sus primeras acciones en el Gobierno del Estado y el compromiso absoluto de no dar un paso atrás en seguridad.

En todo momento el gobernador Miguel Riquelme ha reafirmado el compromiso de no ceder ningún espacio al narcotráfico. Ha iniciado ya la entrega de patrullas en diferentes municipios del estado y próximamente el equipamiento y profesionalización de los cuerpos policiacos, además de seguir fortaleciendo el trabajo en equipo con las policías Municipal, Estatal, el Ejército Mexicano y la Marina.

En cambio, Chihua-hua, un estado también del norte de México, vive un auténtico infierno y el diablo es el propio Gobernador. La violencia se recrudeció con la llegada de Javier Corral a la Gubernatura. Para muestra, en un día (6 de enero) la entidad llegó a registrar hasta 32 asesinatos en diferentes municipios, la mayoría en Ciudad Juárez, a consecuencia del narco.

Se apartó de trabajar y de velar por la seguridad de su pueblo; se enfocó a escaramuzas políticas en vez de dedicar tiempo y esfuerzo por recuperar la tranquilidad de Chihuahua.

Javier Corral prefirió tomar banderas electorales ajenas a las necesidades de los chihuahuenses, quienes hoy sufren el terror de las balaceras, de los ejecutados en la vía pública y pueblos enteros tomados por el narcotráfico.

Encabezó una caravana por todo el país con tintes evidentemente políticos, que más bien parece una cortina de humo al verdadero problema de la entidad norteña. Ya fue denunciado ante la Fepade por desviar recursos públicos a su movimiento.

Tendría un sentido social y de justicia si el propósito de la caravana del Gobernador panista hubiera sido por la paz de Chihuahua ¿No cree, estimado lector?

Qué lamentable que no le importe el dolor de las familias que pierden seres queridos o son víctimas del flagelo del narco. A él le interesa sólo el poder que actualmente detenta como Mandatario estatal.

A Corral lo acorraló el narco.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2