×
Sylvia Georgina Estrada
Sylvia Georgina Estrada
ver +

" Comentar Imprimir
23 Mayo 2014 03:00:29
El libro que recomendamos
Te diría que fuéramos al río Bravo a llorar...

» Jorge H. Chávez
» FCE
» 92 páginas
» 120 pesos

“Te diría que fuéramos al Río Bravo a llorar, pero debes saber que ya no hay río ni llanto”, dice uno de los versos que da título al reciente libro de Jorge Humberto Chávez, que le valió el Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2013.

A través de las páginas, el lector se sumerge en un testimonio de la violencia, de la desesperación, de la soledad que se respira en el norte de México desde que el crimen se convirtió en uno de los protagonistas de las páginas centrales de los diarios.

“En el año 2006 mi país empezó a adelgazar / la calle y la noche más flacas cada vez / la ciudad crecida de cadáveres”. Sentencian los versos del poeta nacido en Ciudad Juárez y que dan cuenta de la barbarie, del dolor, de los rostros azorados y aturdidos de miles de mexicanos que viven en el norte del país y que durante años debieron enfrentar las noticias diarias que daban cuenta de la violencia y la masacre sin sentido que invadían sus ciudades.

Pero además de esa desolación, del sentimiento de pérdida ante la muerte y la brutalidad, en el libro encontramos poemas que giran en torno a los naufragios amorosos, a los amores perdidos, a la nostalgia que deja un road trip, a esas viejas querencias que no tienen remedio: “una tras otro pasan veloces las ciudades pero tú eres el mismo en/ tu caja de plástico metales y neumáticos// vas lleno de recuerdos como heridas que no conocen el descanso”.


El libro, de acuerdo al autor, está escrito en dos niveles, por un lado está el aspecto formal, lingüístico, con versos deliberadamente parcos y sin una adjetivación rica; y, por otra parte, un texto muy informativo, con tono de crónica, que abrevó en los periódicos que se publicaron durante el sexenio de Felipe Calderón en torno a la guerra contra el narcotráfico.

“En el 2006 el amor adelgazó tanto/ que apenas una brisa lo podía cruzar/ al otro lado de la línea fronteriza”, continúa el poema que se titula justamene 2006 y que permite conocer, desde la visión del poeta, la memoria que se niega a perecer “entre muertos entre vivos que mueren / indescifrables caras que se esfuman”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2