×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
12 Noviembre 2017 03:00:00
El mejor piloto
Rubén es un joven emprendedor que busca llegar muy alto por la cima de sus propios sueños, explora diversas posibilidades y generosamente me comparte sus impresiones camineras. En esta ocasión habla con singular entusiasmo de la función que tienen los sueños en la vida de un ser humano.

El mundo avanza, las metas se van adecuando a los tiempos, y hoy hablamos de emprendedurías, misiones, visiones, objetivos y niveles. Tal vez el sistema nos inclina a esquematizar nuestros sueños personales, dentro de procesos de producción que faciliten su medición, sin embargo, no es la única forma para alcanzar las metas.

La diferencia entre un sueño y un proyecto es que el primero se alberga echando a volar la imaginación, y el segundo se concreta aterrizándolo en la realidad personal. Es fundamental que nuestros jóvenes tengan imaginación para soñar, a la par de herramientas para armar un proyecto de vida al cual entregarse con toda la pasión. Para ello la experiencia de los mayores les facilita la creación de proyectos factibles de llevarse a cabo. Lo que menos querríamos es que pasen a formar parte de ese grupo de individuos que no han logrado convertir ese sueño en proyecto.

Conchita es un ser humano excepcional a quien me precio de tener como amiga. Acaba de cumplir 95 años y lo ha celebrado como las bodas de rancho, a lo largo de varios días. Admiro en ella haber llegado a esa edad, pero más aún, las condiciones de salud y lucidez en que lo ha hecho. Sin embargo lo que más admiro, por encima de todo lo demás, es su particular entusiasmo por vivir que se manifiesta siempre que alguien le pregunta cómo está, e invariablemente contesta con un alegre “Muy bien”.

Rubén es el adulto joven que se lanza en pos de sus sueños. Conchita el adulto mayor que ha cumplido esos sueños de manera sobrada, y que aún hoy se inventa cada día un motivo para mantener mente y cuerpo activos, venciendo nuevos retos. Entre uno y otra nos hallamos el resto de los humanos, cada cual en un rango de edad, con sus propias habilidades y limitaciones, pero sobre todo dejándonos guiar por aquello que nuestro corazón señala. No existe un límite para empezar a consolidar sueños, como tampoco para cancelarlos y limitarnos a ver pasar la vida.

Ahora bien: ¿De qué depende que los sueños se transformen en proyectos, y que esos proyectos se conviertan en consignas de vida? Cada uno de nosotros es el resultado de multiplicidad de factores, estos intervienen desde varias generaciones atrás para conformarnos y definir los elementos de nuestro temperamento, y más delante de nuestra personalidad. No hay sobre el planeta dos seres humanos iguales, ni sucede que una persona actúe igual que otra, por más que puedan tener un origen o una educación similar. Cada uno va perfilando su propia forma de ser y marcando su huella muy particular a lo largo de la vida, en los casos más afortunados para el bien de la humanidad.

Los grandes iniciados fueron seres humanos que supieron trazarse un proyecto de vida al cual dieron cumplimiento cabal, para ejemplos hay muchos. Pero no nos vayamos tan lejos, en nuestra misma comunidad descuellan personajes excepcionales, cuya vida ha significado una gran diferencia para quienes les rodean, ahí están ellos con su claridad de pensamiento, su voluntad de triunfar y una decidida búsqueda del bienestar colectivo. Están dispuestos a dar ese punto extra más allá de lo que se esperaba que dieran, lo que finalmente hace la gran diferencia. Y por el contrario, tenemos a quienes van en sentido opuesto, sin un proyecto concreto, faltos de
entusiasmo.

Lo que somos hoy en buena medida está dado por nuestra infancia. La educación recibida en el hogar durante los primeros años de vida es la que determina qué buscamos consolidar como grupo humano, la altura de nuestros sueños, pero sobre todo la envergadura de nuestro fuselaje y la potencia del motor interno, que nos impulsa a seguir adelante en cualquier circunstancia. Así regresamos a ese tema tan necesario de entender, la autoestima. Un niño que se sabe amado por lo que es, se abastece de elementos para ser mejor.

La autoestima es el corazón del mundo. Cuando descubramos dentro de cada niño al mejor piloto, no habrá sueño que no se convierta en un afortunado proyecto de vida.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2