×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2017 04:00:00
El mejor regalo
Navidad… fecha de alegría, de fiesta, de tradición. Celebración que significa la reunión de familias, de padres e hijos, de hermanos, hermanas, parientes y amigos.

Época de reflexión... De darnos cuenta de nuestros aciertos y desaciertos, los sueños logrados, las promesas cumplidas, tiempo para reafirmar nuestra fe y esperanza, de escuchar los villancicos y música navideña, de pensar en todas las personas que amamos y darnos la oportunidad de recordárselos.

Mañana es nochebuena, y es el momento propicio para recordar el valor que tienen en nuestras vidas nuestros seres queridos.

Yo espero con emoción el momento de abrazar a mis sobrinos, mis hermanas, y ¡por supuesto a mis papás!

Ayer terminaba mi última reunión, ya muy tarde, pasadas las once, y aparentemente de la nada, alguien sacó el tema de la Navidad y preguntó dónde la pasaríamos, cuál sería la cena, que si teníamos los regalos listos, y otra persona contestó que se conformaría con poder viajar a donde se encontraba su familia, eso provocó un silencio momentáneo, pero de inmediato el espíritu navideño se hizo presente, y le sobró cobijo, cena y compañía.

Tocando el tema de los regalos, uno de los presentes dijo que a él le pasaba lo que al niño del caballito de palo, ¿cuál? preguntábamos algunos, y él nos contó que hace algunos años había un programa de canto infantil en el que un niño coahuilense cantó:

“Yo miraba, entristecido, a mis amigos sonreír, con montones de juguetes, que esa noche les trajo Santa Claus, pero a mí no. 

Fui corriendo hasta mi casa y le dije a mi papá por qué yo que soy tan bueno, que me porto como ellos, siempre tengo que jugar con mi viejo caballo de palo. 

Con este viejo caballo de palo, que me sirviera de espada una vez, seis navidades con él he pasado… ¿por qué?”.

Fue extraño, porque varios de los presentes se sabían perfecto la canción y la cantaron a coro, a esa canción le siguió otra, luego otra, después risas, chistes, anécdotas y en tan solo unos minutos, sin planearlo con el fresco viento de la noche, la Navidad nos hizo olvidar el cansancio, las preocupaciones y la temprana hora en que debíamos levantarnos al día siguiente.

Eso es lo bonito de la Navidad, poder compartir momentos, emociones, canciones, fue un momento mágico porque aunque algunos no tenemos mucho tiempo de conocernos, por unos segundos prevaleció la hermandad.

Yo sé que para muchas personas la Navidad significa nostalgia y también no falta el grinch que deteste la Navidad, cada quien tiene su historia, pero al final es imposible mantenerse indiferente. La Navidad son recuerdos, alegrías, quizá tristezas, pero también ilusión, esperanza, paz y ese es el mejor regalo…Y tú ¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2