×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
07 Diciembre 2016 03:00:00
El migrante
Pareciera que nacieran para ser destinados a cargar su propia cruz, tal como lo hizo Jesucristo antes de ser crucificado. Cada uno de ellos lleva en su mente el poder alcanzar el sueño americano, para así dejar atrás el sufrimiento y la pobreza en la que han crecido.

Cada día en la unión americana crece el número de migrantes que salen de su país en busca de un empleo con el que se mejorará su status económico, recorren la misma ruta que todos recorren y caminan los mismos kilómetros que los demás caminan.

Así son los migrantes, aquellos seres humanos que abandonan su lugar natal para salvar a su familia de la pobreza, son quienes caminan sin importar las horas; los que se agotan sin descansar; quienes soportan los fuertes rayos del sol, o los estragos del frío, aquellos que ven caer gotas de sudor sobre sus rostros.

Un sacrificio que los centroamericanos intentan sin parar, todo con la finalidad de cruzar hasta Estados Unidos y trabajar en aquel país, ilusión que crece en cada uno de ellos y permanece de pie cada minuto en su andar.

En esa busca del sueño americano inician un vía crucis antes de su partida. Con esfuerzo hombres, mujeres y hasta jovencitos ahorran por algún tiempo varias monedas para que éstas les sean entregadas a los llamados “polleros”, quienes tienen el supuesto compromiso de cruzarlos hasta el territorio americano, sin embargo, el valor de estas monedas les es robado durante el paso por nuestro país; dejándolos completamente en el desamparo, es ahí donde comienza su propio vía crucis.

Es muy lamentable que todos ellos que oscilan de entre los 16 y 35 años, algunos de ellos deciden ser acompañados de sus pequeños hijos ahora se encuentren varados en alguna parte de este país con la única idea de cumplir el sueño americano, arriesgan el todo por el todo sin temor.

Es fácil detectar a un migrante, por lo general visten cómodamente jeans, playeras, tenis y una mochila donde seguramente llevan agua, y otros objetos. Salvadoreños, hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses se detienen a recuperarse porque caminan hasta 180 kilómetros al día ante la falta de vagones o furgones que abordar; es verdad que muchos encuentran asilo en donde pasar la noche, pero otros, lamentablemente no corren con la misma suerte su acento los delata y son asaltados, golpeados, maltratados, se les viola constantemente los derechos humanos y son denunciados ante las autoridades federales, con este acto los migrantes ven truncado su sueño.

Algunos se esconden entre matorrales o se arriesgan al abordar transportes locales que les llegan a cobrar hasta 10 veces más el costo del pasaje, esto lo realizan con la intención de llegar a Estados Unidos e incrustarse ahí y ganar algunos dólares; mismos que están destinados acabar con la mala vida que han llevado durante muchos años.

Cargando su cruz los centroamericanos siguen cada vez más adelante, saben del peligro, pero éste no es obstáculo para cumplir su cometido. Con hambre y dolor reflejado en su rostro cada uno de ellos espera que caiga el sol sobre las vías del ferrocarril, y escondidos sobre los matorrales esperan a que pase el tren que los llevará hacia otro destino, lugar del cual no están seguros si llegarán.

Miles de centroamericanos han estado a la espera de que los trenes reanuden actividades, las cuales han sido interrumpidas últimamente. En este inter, no todos corren con la misma suerte, porque con la velocidad con la que pasa el tren es difícil trepar, esta es la más común de las formas que utilizan los migrantes para seguir adelante con su viaje.

Por lo común los migrantes escogen rutas ferroviarias del sureste mexicano, la que más se encuentre cerca de la costa, ya que es donde se pueden considerar a salvo de las autoridades federales.

Miles de migrantes han manifestado que en su trayectoria mexicana a pie o arriba del tren fueron asaltados o extorsionados por militares, policías, agentes de migración, trabajadores ferrocarrileros, transportistas y delincuencia organizada, armada con rifles largos como el llamado AK-47 y el AR-15. Este es un obstáculo que se toparan por siempre, pero en su mente solo pasa el poder lograrlo y no morir en el intento, puesto que tienen que subir y treparse como puedan al tren en marcha, pero lamentablemente algunos de ellos no logran subir y se han mutilado partes de su cuerpo.

Está comprobado que cientos de hombres y mujeres han perdido alguna parte de su cuerpo al intentar subir al tren, pero ellos no tienen otra solución, puesto que no pueden viajar como un pasajero normal en las líneas de autobuses es un riesgo latente de ser detenidos por las autoridades competentes, solamente tienen la opción de arriesgar su vida una, y otra vez; con tal de llegar a cumplir con el llamado “sueño americano”. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



top-add