×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
05 Julio 2018 04:00:00
¡El milagro…!
Especialistas del comportamiento humano dicen que el poder –en sus distintas formas–, resulta casi milagroso.

El poder es el mejor afrodisiaco, es un poderoso “Dorian Grey”, contribuye a que el imaginario colectivo exalte virtudes imposibles e impensables en el poderoso, mientras oculta defectos y
negativos.

En México, un político empoderado adquiere las cualidades del guapo, inteligente, carismático, experimentado, simpático, ocurrente y algunos los ven como deidad digna de un altar o como verdadero Rock Star.

Antaño, en el presidencialismo todopoderoso, de partido único, carro completo y del poder en un sólo hombre, el Presidente era lo más parecido a una deidad. Cuando salía y regresaba del país era vitoreado por las masas en las avenidas, perseguido por los periodistas, admirado por intelectuales y aplaudido por el pueblo.

El Presidente era admirado por su calidad de “macho cabrío” –y sus amantes celebradas– por sus ocurrencias, desplantes y boberías; por su sapiencia e infalibilidad y ay de aquel que se atreviera a contradecirlo y criticarlo porque –entonces– respondía con el poder del Estado: “no les pago para que me peguen”, manoteó López Portillo a los críticos.

Antaño, hablar mal del Presidente, criticarlo, era un tabú en medios; tara social que ciudadanos y periodistas olvidaron con los años. Hogaño, no está del lado correcto de la historia quien no pendejea al Presidente, en medios, redes y digitales. A Calderón le inventaron alcoholismo y lo motejaron como “Fecal”, a Fox no lo bajaban de tonto y a Salinas lo bautizaron como “Villano Favorito” y jefe de la “Mafia del Poder”.

Pero el milagro del poder está de vuelta –como en los años 50, 60 y 70–, y hasta Tatiana Clouthier ordenó “bajarle dos rayitas” a las bromas a López Obrador –a pesar de que el candidato electo insultó sin freno a presidentes y expresidentes–, mientras que casi todos los medios, en especial las televisoras, tratan a AMLO como todo un Rock Star.

Y resulta de risa que empresarios, medios, periodistas, intelectuales y críticos que ayer veían como tonto, senil, locuaz, ignorante y pillo a AMLO, que argumentaban que sus propuestas eran locuaces y propias de un populista y aprendiz de dictador, que nunca había trabajado y menos creado empleos, hoy cambiaron lentes o de ojos. ¿Por qué?

Porque para empresarios, intelectuales, críticos, periodistas y opinantes, Obrador hoy no sólo es guapo e inteligente, sino capaz, brillante, infalible. Y nadie recuerda el robo de millones de pesos de los damnificados que cayeron a su campaña; nadie quiere recordar su ignorancia para el poder; no quieren saber que nunca ha trabajado y menos de qué ha vivido y, sobre todo, voltean para otro lado cuando habla de amor y paz, mientras que Morena en Puebla es la verdadera cara de Morena, intolerancia y violencia.

Asistimos al milagro del poder; potente amnésico para empresarios, medios, intelectuales y periodistas.

Y es que AMLO ya no es “un peligro para México”, sino lo mejor que le pudo pasar a México. ¿Hasta cuándo?

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



1 2 3 4 5 6 7 8