×
Wicho Durán
Wicho Durán
ver +

" Comentar Imprimir
24 Julio 2017 04:00:00
‘El milagro y las cuentas claras’
En el año 2012 tuvimos la fortuna y bendición de que un bebé muy esperado por fin naciera para incrementar la felicidad de nuestra familia, de nombre Emiliano.

Nosotros lo esperábamos el 3 de enero de 2013 o al menos era lo que nos decía su doctor, pero el destino giró un poco sus manecillas y lo hizo llegar un mes antes, trayendo de pasada nuevos aprendizajes y algunas ligeras complicaciones por ser prematuro, por cierto a raíz de esas complicaciones se ganó el apodo del Oso Emiliano, por siempre mantener un espíritu aguerrido y noble como el de un oso.

De común acuerdo la familia había tomado la decisión de realizar un ahorro para que Emiliano naciera en Estados Unidos, con el único fin de que algún día y si el así lo decidiera pueda contar con una diferente oferta laboral, por cierto es un tema que me da para escribir varias columnas a razón de las diversas opiniones encontradas sobre el hecho de que naciera en otro país que no fuera el mismo que el de sus padres, algunos puntos de vista a favor y otros en contra, la realidad es que sólo el Oso decidirá su futuro.

Volviendo al tema del nacimiento, el haber nacido algunas semanas previas a la fecha que esperábamos incrementaron algunos gastos, inclusive creando cuentas alternas a la que originalmente teníamos previstos, tanto en el hospital de Eagle Pass como el de San Antonio, al que por cierto fue trasladado en un helicóptero apenas unas cuantas horas de abrir los ojos en este maravilloso mundo.

El Milagro.
Comenzó entonces el milagro de que pudiera respirar sin un ventilador, comer onza por onza hasta lograr una cantidad que le ayudara a crecer, pero sobre todo a poderse hacerse valer por sí sólo en un Hospital Universitario al que sólo unas horas después de nacido pude acompañar durante 10 largos días a los cuales las horas y los minutos parecía que el tiempo los detenía, pero donde gracias a Dios contábamos con un excelente equipo médico, doctores de alta especialidad y enfermeras de un cálido corazón que nos hacían sentir en casa aun cuando no lo estuviéramos, fue entonces el 24 de diciembre de 2012 donde nos pudimos reunir con su mamá y de igual forma pasar nuestra primera Navidad juntos.

Cuentas Claras.
Este fin de semana después de algunos años de esfuerzo pudimos liquidar por fin varias cuentas que teníamos pendientes desde el nacimiento de mi hijo. En aquellos días no sólo el estado de salud de mi familia era lo que me preocupaba, sino el signo de dólares que se iba incrementando literal a cada minuto de nuestra estancia. Afortunadamente la disciplina de mi esposa quien cada quincena separaba algunos pesos para abonar a las diversas cuentas fue sin duda la mayor motivación para ponernos al corriente con todas y cada una de nuestras cuentas pendientes, pero más allá de eso el agradecimiento va para las fundaciones que apoyan con su granito o mejor dicho con su montaña de arena a personas que se encuentran en una situación similar, quienes sin importar su nacionalidad ayudan a diversas familias extranjeras, donando diariamente miles de millones de dólares a lo largo y ancho del territorio norteamericano sin ningún interés y con la simple idea de apoyar a quien lo necesite.

Son varias las personas que conozco que han pasado por alguna complicación de salud en Estados Unidos, donde la atención al igual que cualquier otra parte se tiene que dar por preservar la vida de un ser humano, sin importar su nacionalidad y su situación financiera, sin embargo el hecho de haberla recibido y a veces no contar con los recursos suficientes para solventar el gasto no te exime de ya no pagarlo, cuando debiera de ser todo lo contrario, pues la mejor manera que tenemos de agradecer es el procurar tener nuestras cuentas saldadas con el fin de que estos organismos puedan seguir ayudando al mayor número de familias que lo necesiten.

Felicidades por todas esas Fundaciones que trabajan a favor de la vida a través de los hospitales que atienden a nuestros compatriotas y extranjeros, por favor no olvidemos “Cuentas claras, fundaciones de larga vida asistencial”.

Hoy es el mejor día de tu vida, por favor aprovéchalo al máximo.

Nos vemos en las redes sociales Wicho Durán Twitter / Facebook / Instagram / Snapchat y mandame un whatsapp al 844 326 85 60
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2