×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
12 Octubre 2017 04:00:00
El mito de la ‘bonanza’ económica del peñismo
Sobre la situación económica actual hay dos visiones y dos discursos contrapuestos. La visión del discurso oficial –del grupo que maneja la política económica y que pone eufórico a Peña Nieto cuando se lo cuenta su secretario de Hacienda–, que habla de “una economía sólida en sus estructuras, que crece y genera confianza para detonar las reformas, la inversión y los empleos” (Meade dixit), y la visión de la economía real, la que perciben grandes y pequeños empresarios del país, la gente en la calle y hasta economistas gubernamentales más autónomos (Carstens, por ejemplo) donde hay en estos momentos amenazas e incertidumbres graves que, combinadas con decisiones de política económica (inflación creciente, salarios bajos, déficit, tipo de cambio, gasto público, renegociación del TLC y contingencias por sismos) pintan un panorama muy alejado del irreal optimismo oficial.

Tal vez es el costo de dejar la política económica en manos de aspirantes –Videgaray y Meade– o tal vez es que, en su ignorancia y confianza excesiva hacia sus influyentes colaboradores, a los que otorga influencia y poder desorbitados, el Presidente no ha querido escuchar otras voces que le advierten que, en el manejo económico, “no todo lo que brilla es oro” ni todo es tan boyante y prometedor como se lo pinta su gabinete económico.

Nadie le dice, por ejemplo, que sus 2.7 millones de empleos, que le venden como “señal de crecimiento y productividad”, son en gran parte resultado de una acertada estrategia para pasar a formalizar a buena parte de la economía informal que llegó hasta el 50% de la actividad nacional. Muchos de esos trabajos, ahora formales y cotizando en el IMSS, ya existían en la informalidad o la eventualidad y, aunque es mérito formalizarlos, sus cifras y sobre todo sus niveles de ingreso (la mayoría de 1 a 2 salarios mínimos) no reflejan la bonanza económica que le hacen creer al “Presidente del empleo como en ningún otro sexenio”.

Nadie le habla de lo que un importante CEO de la cementera mexicana más grande advierte: que en los últimos meses las ventas del cemento y la varilla, dos de los principales insumos de la industria de la construcción, cayeron 9%, por la desaceleración de una economía que tiene en los constructores a uno de sus motores más importantes. Tal vez, y depende de los planes de reconstrucción por los sismos, eso cambie en los próximos meses, pero sería una tragedia la que frenaría, si es que ocurre, la caída de ese sector productivo.

Tampoco Peña se entera de lo que en corto comenta el gobernador saliente del Banco de México, Agustín Carstens, sobre que las decisiones y medidas de Hacienda no son las más acertadas y que la inflación en precios, sumada a la incertidumbre por el TLC y sus presiones sobre el tipo de cambio (19.10 pesos por dólar esta semana) o el incremento de las gasolinas, tarde o temprano agravarán el descontrol inflacionario que golpeará a toda la economía, especialmente a las familias, que ya resienten carestía y deterioro adquisitivo.

Y nunca nadie del gabinete económico le explicara al Presidente (menos a los mexicanos) cómo pasamos, en la renegociación en curso del TLC, de la importancia “vital” de este tratado y de su “modernización para los intereses de México” –que Videgaray veía supuestamente en sus pláticas privadas en la Casa Blanca–, a decir ahora que “México y su fortaleza no dependen de ningún tratado” y que podemos “levantarnos de la mesa” si no nos gustan las amenazas y condiciones de Trump, sin que eso nos ponga al borde de una crisis. ¿Cuándo cambió nuestra codependencia total de EU y dejo de ser un riesgo romperla sin consecuencias catastróficas inmediatas?

Pero la peor mentira que se puede creer Peña Nieto –que no creen los mexicanos que viven la economía real– es pensar que la política económica de su gobierno (manejada por la dupla Videgaray-Meade) ha sido tan exitosa, que será su “carta fuerte” para 2018. Nada más lejos de la realidad. Si decide la sucesión por las mentiras y engaños de bonanza que le han hecho creer, su herencia, ya manchada por corrupción y desbordamiento de la violencia, será además un país con reformas, pero en el descontrol económico.

NOTAS INDISCRETAS… Hoy se define la situación del exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, preso en Ciudad Victoria y acusado de peculado y lavado de dinero por la Fiscalía estatal. El juez decide, con base en las pruebas y en el antiguo sistema penal, si le permite libertad bajo fianza o le dicta la formal prisión. ¿Será un fallo judicial o político?… Y hablando de gobernadores y corrupción, ayer el Mandatario de Campeche, Alejandro Moreno, se echó un discurso que, de aplicarse en los gobiernos de los tres niveles, no habría quien cerrara la puerta y apagara la luz. “Quien pierda la honra pública por hacer negocios indebidos perderá sus negocios. Nadie que haya tocado un peso público para fines personales, merece indulgencia alguna, pues los empleos y los recursos públicos pertenecen al estado y a la sociedad, no son patrimonio de nadie”. Lo dijo el Gobernador frente a la secretaria de la Función Pública, Areli Gómez. Si las palabras fueran balas, esto hubiera sido una masacre a nivel federal, estatal, municipal y de los tres poderes… Escalera y subida. Los dados mandan.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6