×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2016 03:00:00
El muro que viene
Entre las malas noticias hay una buena que festejan en Los Pinos: tuvieron razón Luis Videgaray y el presidente Enrique Peña Nieto cuando invitaron a Donald Trump para que viniera a México.

Por encima del naufragio hoy hay un puente de comunicación con el futuro mandatario de Estados Unidos gracias a que se cometió una osadía muy criticada, entre tantos otros, por quien escribe estas líneas.

Sin embargo, es imposible olvidar que horas después de la visita, el candidato republicano resumió aquel encuentro a partir de la frase siguiente: “son gente grande, líderes grandes, pero ellos van a pagar por el muro”.

Por expresiones como esa cabe temer que ese puente de comunicación sólo vaya a servir para hablar en los términos y con las condiciones que el futuro habitante de la Casa Blanca imponga y defina.

Ayer afirmó Peña Nieto que se abre un nuevo capítulo en la relación de los dos países, el cual “implicará un cambio, un reto… y una gran oportunidad”.

Lo primero y lo segundo es indudable, pero lo de la oportunidad puede ser negación o de plano pensamiento mágico.

Más allá del discurso, esta nueva realidad obliga a una modificación profunda de nuestra política hacia Estados Unidos: tendría que dejar de ser reactiva para volverse proactiva.

Con Donald Trump en la Casa Blanca, el Gobierno mexicano no puede continuar como velero que va donde los vientos del norte lo conducen.

Sin embargo, no contamos con una Cancillería que esté diseñada para enfrentar esta complicación. Los consulados que tenemos en Estados Unidos saben responder a coyunturas precisas y pequeñas –a devolver los golpes–, pero no tienen capacidad para anticiparse.

Como nunca en nuestra historia, vamos a necesitar una red consular dispuesta para prever al máximo los riesgos y las amenazas que acecharán a los mexicanos que viven de este y del otro lado de la frontera.

Si los consulados no se transforman pronto y con este propósito estaremos perdiendo una de las herramientas clave para la inteligencia que se necesita en la relación bilateral.

A la cabeza de esa red consular está la Embajada, una oficina que entró en fase errática al mismo tiempo en que Trump ascendía en el firmamento.

La salida del exembajador Eduardo Medina Mora marcó el principio del extravío que se profundizó con la desastrosa gestión de Miguel Basáñez. Hoy la imagen política del embajador Carlos Manuel Sada está desgastada, sobre todo con el frente republicano.

No sucedió así por falta de talento diplomático, sino por las instrucciones contradictorias recibidas desde la Ciudad de México.

Desde ya debe esperarse un nuevo cambio de embajador, el cuarto del actual Gobierno.

Más allá de los activos institucionales, los contenidos de esa política proactiva habrían de trascender las promesas de campaña que hizo Donald Trump a partir de temas razonables que convengan a ambas partes.

Un ejemplo de ese esfuerzo sería apartarnos de la tontería que implica discutir quién pagará el muro y conducir la conversación hacia otros terrenos como el de la seguridad fronteriza, asunto para el que se requiere mucho más que una montaña de ladrillos.

Otro ejemplo sería redefinir el TLCAN, tomando como principal argumento la amenaza comercial que China significa para ambas naciones.

Un tercero, y quizá el más ambicioso de los retos, sería dar solución al estatus migratorio de los de 11 millones de mexicanos que se encuentran de manera ilegal en Estados Unidos. Esas personas son responsabilidad de ambos países y por tanto tendría que haber un acuerdo conjunto para resolver su circunstancia sin estigmatizarlos injustamente como criminales.

ZOOM: Dijo Donald Trump en su famoso discurso de Arizona: “a partir del día uno vamos a comenzar construyendo un muro físico, alto, hermoso, poderoso e impenetrable al sur del territorio”. Quedan sólo 2 meses para impedir que esa amenaza –que no tiene nada de metafórica– se convierta en una realidad. ¿Es imposible?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6