×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
24 Enero 2018 04:08:00
El nuevo Andrés Manuel
Mucho cambió Andrés Manuel López Obrador de la campaña presidencial de 2006 a la de 2018. Aquel dogmático, fundamentalista y puritano al grado del absurdo está en el baúl de los recuerdos, y ha dado paso a un pragmatismo que le está dando frutos concretos. López Obrador se ha salido del castillo de la pureza en el que se escondía y, finalmente, como son normalmente los políticos, se está ensuciando las manos. Alianzas impensables son ahora realidad, y acercamientos con viejos adversarios y enemigos es parte de su estrategia de sumar a todos los inconformes con su entorno y sus realidades inmediatas, que están viendo en él una esperanza de cambio y, que nadie se engañe, de revanchismo.

La nueva actitud de López Obrador es dinamita pura contra sus oponentes, José Antonio Meade, el candidato del partido en el poder, y Ricardo Anaya, el candidato de un frente opositor sistémico. Lo irónico es que López Obrador no ha tenido que acompañar su estrategia con la construcción de andamiajes para estimular la sangría de cuadros y electores de otros partidos hacia Morena, sino que ha sido resultado de un proceso natural de depuración dentro de los partidos que buscan la Presidencia, que no aprendieron las lecciones del pasado reciente.

El antecedente es el Pacto por México, el acuerdo mediante el cual se procesaron las reformas de envergadura que dominaron los primeros 18 meses del Gobierno de Enrique Peña Nieto, que fue negociado por un grupo cerrado de dirigentes y miembros del PRI, PAN y PRD, que luego de acordar los términos de cada una de las reformas, daban instrucciones a sus legisladores para que solamente las aprobaran. Ese método estrujó a los partidos y agudizó sus contradicciones, lo que llevó a que las dirigencias de oposición se desgastaran y fueran relevadas, Gustavo Madero en el PAN, y Jesús Zambrano y Los Chuchos en el PRD.

Las decisiones de las élites excluían a las mayorías y provocaron el estallamiento de los acuerdos, lo que tiempo después llevó a la dispersión. En ese entonces no quisieron ver las deficiencias del modelo, que pudo haber sido más eficiente de haberse abierto los canales para que dentro de cada partido se discutieran las reformas, un proceso de oxigenación que habría evitado las fracturas. No lo hicieron y en Los Pinos exprimieron hasta dejar secas de apoyo a las dirigencias de Madero y Los Chuchos. Su caída y pérdida de peso dentro del PAN y el PRD aceleraron los conflictos internos en los partidos, de los cuales se están viendo las consecuencias en las últimas semanas, donde se van desgranando, primero por goteo y ahora, a punto de convertirse en cascada.

Paradójicamente, la cerrazón y exclusión cambiaron de propietario. López Obrador se colocó en el bando que antes repudiaba y los resultados son palpables. Hace 12 años le pidió una cita Lorenzo Zambrano, que presidía Cemex y era la gran figura del mítico Grupo de los 10 de Monterrey, y recibió como respuesta que con gusto, pero pasadas las elecciones presidenciales. Le dijo lo mismo a la maestra Elba Esther Gordillo, líder del magisterio, que estaba peleada con el PRI. La maestra, a diferencia de Zambrano, no fue pasiva. Buscó a Felipe Calderón y se sumó a su candidatura presidencial. Hoy López Obrador ha tenido varias reuniones con el Grupo de los 10, y por los oficios del empresario Marcos Fastlicht, se ha reunido con capitanes de la industria en la Ciudad de México –algunos muy maltratados por Peña Nieto y Nuño, por cierto–, entre los que se encuentran varios capaces de mover el PIB. Paralelamente, a sus aliados tácticos de la disidencia magisterial, ha sumado la fuerza restante que le queda a la maestra Gordillo, a través de quien fue su secretario general, Rafael Ochoa, que ha sido por años operador político electoral en el magisterio.

En la estrategia incluye el reclutamiento de figuras o cuadros de otros partidos. Esta semana brincó del PAN a la campaña de López Obrador la senadora Gabriela Cuevas, una de las figuras de ese partido que creció al cobijo de Santiago Creel, el principal consejero de Anaya. Previamente sumó a panistas relegados en Monterrey y el Estado de México, y nuevas adquisiciones son los miembros del Partido Verde en Chiapas, que rompieron este fin de semana con el presidente Peña Nieto por la imposición de un candidato priista para la Gubernatura en ese estado. Es ocioso hablar de militantes del PRD en fuga, que semanalmente se cuentan por decenas.

Los críticos de López Obrador repiten que vivimos en una temporada de oportunismo político, donde es fácil saltar de partido a cambio de un puesto de elección popular. Tienen mucho de razón, pero el argumento reduce el fenómeno que se está observando y la transformación de López Obrador, quien está cachando todo el descontento y la inconformidad con el status quo para su propósito final de llegar a Los Pinos. La transformación es enorme, si se entiende el cambio en su forma de pensamiento. Antes, era la pureza lo que lo iba a llevar al paraíso. Hoy es chapoteando en el lodo como suma fuerzas y eventualmente votos. Lo primero es ganar la Presidencia y luego la purificación de su movimiento, y no al revés como en 2006 y 2012.

Este nuevo López Obrador es mucho más peligroso como adversario que aquel en las anteriores campañas presidenciales. Si sus rivales no lo analizan bajo esta perspectiva, que se despidan de una vez, porque nunca le ganarán en julio.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2