×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
26 Febrero 2016 05:06:01
El optimista Alcalde
En días pasados el Alcalde de Saltillo, Isidro López Villarreal, comentó en una entrevista que: personalmente, le pedirá al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, permita al Municipio de Saltillo conservar el mando de su policía.

El ingenuo gobernante municipal aseguró que su principal argumento para respaldar tal petición lo era el férreo control que se tiene sobre la corporación policiaca y que gracias a esto Saltillo a la fecha cuenta con una Policía ordenada y con recursos suficientes para sostenerse y seguir en este supuesto camino de eficacia, airado el Munícipe comentó: “En Saltillo contamos con una Policía ordenada y disciplinada que ha cumplido en la baja de los índices delictivos, como lo pide el funcionario federal, por eso está la posibilidad de que el Municipio se quede a cargo de su Policía”.

En la realidad, en últimas fechas los principales medios de comunicación han dado cuenta, casi de manera cotidiana, de diversas acciones de los elementos de la Policía Municipal de este municipio, todas ellas contrarias a la conducta que el Presidente Municipal presume.

Para algunos ciudadanos estas notas desprestigiantes obedecen principalmente a un supuesto “linchamiento” en contra del alcalde Isidro López Villarreal, ya sea por su extracción partidista, o bien, por la resistencia a perder el mando policiaco.

Al principio de este desorden creado por los policías, quien esto escribe creyó que efectivamente había una campaña de desprestigio en contra de la Administración municipal, sin embargo, tal hipótesis fue imposible de sostener dadas las elocuentes imágenes difundidas respecto a las atrocidades cometidas por esta multicitada Policía Municipal, que van desde el arbitrario arresto de una mujer que en estado de ebriedad intentaba trasladarse en un taxi, como cualquier persona que evita conducir debido a su estado etílico, la cual de manera dolosa fue videograbada por un elemento de la corporación con el único ánimo de subir dicho video a las redes sociales y lograr con esto someterla al escarnio público; como igual sucedió con el arresto de un joven que se autonombra “Tock Tock”, y quien dio la nota por subir al Facebook un video en el que elementos de la Policía Municipal intentaron detenerlo por cantar en vía pública.

Igualmente, la agresión sufrida por la reportera Carmen Villa Silva a manos de cuatro policías del municipio que le amedrentaron de manera violenta para evitarle documentar otro abuso policiaco, así como el video que da clara muestra de los exceso de los policías, quienes sin mediar orden judicial treparon a la azotea de un domicilio particular para golpear y someter a tres jóvenes en una colonia de Saltillo, bajo el argumento de que estos les habían ofendido. Además de lo anterior debemos considerar el evidente incremento de la inseguridad en nuestra ciudad, con asaltos a ciudadanos, robos a casa habitación, robos a comercio y bancos, en los cuales la Policía brilla por su ausencia.

Es evidente que el Alcalde peca de optimista, al punto de hacernos pensar que la Policía de Saltillo no es la que todo mundo ha visto violando los derechos humanos.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add