×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
03 Enero 2018 04:00:00
El padrón de los partidarios
En 2014, se hizo una revisión oficial de los padrones de los partidos y en 2017, antes de la elección federal del próximo año, se ha vuelto a realizar. A partir de este nuevo conteo ha quedado certificado el número de los militantes registrados en cada uno de los partidos representados en el Congreso.

Del 1 de abril de 2016 al 31 de marzo de 2017, los partidos registraron a sus militantes en el Sistema de Verificación de los Padrones de los Afiliados a los Partidos que depende del INE. En ese tiempo tuvieron oportunidad de iniciar desde cero o ellos mismos depurar sus padrones.

El INE con esa base de datos, elaborada a partir de información de los partidos, la confrontó y cruzó. De este ejercicio se obtiene el número final de afiliados reconocidos por el órgano electoral.

Ahora el PRI tiene 6.3 millones de militantes y antes estos ascendían a 8.5 millones. En la revisión ha perdido a 1.8 millones de estos. Se mantiene como la fuerza electoral más grande del país.

El PRD es el partido que más crece en el número de sus militantes al pasar de 2.4 millones en 2014 a 5.2 millones en 2017. Es la segunda fuerza del país en relación con el número de sus asociados.

En 2014, el Panal tenía 480 mil 342 afiliados y en 2017 son 657 mil 864. En número de inscritos es la tercera fuerza electoral, pero lejos de las dos primeras. El PT tiene 513 mil y es la cuarta fuerza.

El MC, en 2014 tenía 578 mil 563 militantes y ahora 468 mil 946. Pierde a 109 mil 617. En número de afiliados es la quinta fuerza.

En marzo de este año, el PAN decía tener poco más de 700 mil militantes, para quedar finalmente en 378 mil 838. Pierde el 46.1 por ciento. Esto lo ubica como la sexta fuerza.

Morena en 2014, para participar en 2015 por primera vez como partido con registro tenía 496 mil 792 militantes y ahora 319 mil 449. Es 35.6% menos. Es la séptima agrupación por el número de sus afiliados.

En 2014, el PVEM acreditó a 732 mil 904 militantes y ahora tiene 308 mil 224 pierde más de la mitad. Es la octava fuerza. El PES obtuvo su registro con 308 mil 997 empadronados y ahora tiene 244 mil. Es la novena fuerza por el número de sus afiliados.

La ley establece que los partidos registrados deben tener, por lo menos, 226 mil 837 militantes que es el 0.26% del Padrón Electoral Federal utilizado en la más reciente elección federal y también tener por los menos tres mil afiliados en 20 estados. Todos cumplen este requisito.

En las sociedades democráticas los partidos de masas como el PRI o el PRD están en vías partidarios, en algunos casos goigantezcos, tiene sentido. De extinción en el mundo. En la elección presidencial del 2018, el mayor o menor número de militantes no garantiza el triunfo electoral y tampoco la derrota.

Lo que ahora sucede en los países democráticos, es lo más frecuente, es que pequeños grupos bien organizados y con propuestas atractivas tiene la capacidad de convocar a los electores, para votar por ellos.

Los grandes aparatos partidarios, en algunos casos gigantescos, tiene sentido en las sociedades que no son democráticas. Hoy se puede establecer esta relación: entre más democracia menos partidos de masas y entre menos democracia más partidos de masas.


Imprimir
COMENTARIOS



2 3 4 5 6 7 8 9