×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
11 Octubre 2017 04:00:00
El PAN desdibujado
El Partido Acción Nacional –partido de la derecha en México– se encuentra en una crisis coyuntural; lo cierto es que el partido no da para más y después de haber llegado a su cenit de una manera fraudulenta y accidentada, su caída da signos de ser mucho peor.

Después de las victorias intermedias del PAN, la lucha por el poder hacia el interior del partido y de manera cupular resultó más evidente. Desde muchos espacios, los líderes panistas han criticado al dirigente nacional de este partido conservador, Ricardo Anaya Cortés, de usar a la dirigencia como plataforma política para ungirse como el “elegido” y ser el candidato presidencial por parte del PAN y ahora como cabeza del frente que formaron con otros partidos de cara a las próximas elecciones
presidenciales.

Ya desde hace un año, un grupo de personajes del partido, encabezados por el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, expresaron su descontento en la red social Twitter “La UNIDAD del PAN es vital para el país, la dirigencia de @ricardoanayac está poniendo en riesgo esa unidad”, escribía FECAL. Pero esta caída ya se veía venir desde que el PAN comenzó a gobernar en la federación. Y porque no decirlo; el PAN no sabe gobernar en ninguna trinchera.

Con Vicente Fox, creyeron que un magnifico comunicador y vendedor de la Coca-Cola sería la receta perfecta, pero fue un pésimo ejecutivo. En el terreno de la práctica no fue lo mismo, porque bien se dice que no es lo mismo gobernar que comunicar. Gobernar es marcar prioridades y tomar decisiones, eso nunca lo entendió Fox.

La gestión presidencial de Felipe Calderón estuvo marcada por una severa crisis de legitimidad al asumir el poder, su estrategia de combate al crimen organizado a los pocos días de ungirse enlutó al país, en empleo fracasó rotundamente, la pobreza aumento en su sexenio, ha sido el periodo con más violaciones a los derechos humanos; en resumidas cuentas, fue un Gobierno caro e ineficaz.

Pero la familia Calderón no quiere abandonar el barco porque el poder engancha y ahora cuando a Margarita Zavala no se le puso la candidatura a modo, el grupo de calderonistas encabezados principalmente por exgobernadores, senadores y diputados despotrican en contra de la dirigencia nacional. Margarita Zavala hace unos días renunció a las filas del Partido Acción Nacional después de 33 años de militancia.

Suscribió en una carta signada y en un video difundido por las redes sociales lo siguiente: “no acompañaré a un PAN que renuncie a sus principios. Basta de la política corrupta de trampas y moches. Basta de acuerdos a espaldas de los panistas y de la gente. Hoy estamos en una encrucijada”. Margarita en ese tenor de ideas acusa que “el partido blanquiazul se ha debilitado como la verdadera opción para un cambio verdadero, mientras los adversarios se fortalecen”.

Acusa a Anaya de ser juez y parte en la contienda interna de su partido por la candidatura presidencial. Dicen tener al candidato más competente, pero a todas luces no dan pie con bola. Margarita Zavala acusa al grupo que detenta el poder en el PAN –encabezado por Anaya– mentir, simular, hacer trampa y pactar con la oposición. No recuerda ella que junto con el expresidente se presentaron como los redentores, como la gran panacea de soluciones cuando en la práctica resultaron ser la combinación de lo más mórbido y pútrido de todos los demás partidos.

“POR LA BOCA MUERE EL PEZ” es una sentencia que procede del lenguaje marinero y que nos recuerda que abrir la boca más de la cuenta o a destiempo entraña un serio peligro; de hecho, académicos han coincidido que el refrán completo sería “por la boca muere el pez y el hombre por la palabra”. Margarita miente y es oportunista. México sabe que ya no necesita espejitos y sabe que el PAN no sabe gobernar.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2