×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
03 Agosto 2020 04:05:00
El pararrayos del Presidente
Escuchar Nota
La defensa política a ultranza que emprendieron desde la 4T este fin de semana es el anticipo del espaldarazo que hoy, una vez más, le dará el presidente López Obrador al subsecretario Hugo López-Gatell ante la petición de renuncia que nueve gobernadores del país hicieron el viernes en contra del encargado nacional de la pandemia. Durante todo el fin de semana, la estrategia dictada desde Palacio fue mandar a todas las baterías: congresistas, dirigentes, funcionarios y hasta la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, para “acuerpar” a Gatell y desestimar y deslegitimar la petición de los mandatarios estatales.

El Presidente simplemente ratificará hoy su confianza en el epidemiólogo al que le delegó todas las decisiones importantes en el manejo de la pandemia —incluso por encima de la Constitución que mandata que sea el Consejo de Salubridad General el que dicte las acciones, medidas y normas en una emergencia sanitaria como la que vivimos— y volverá a decir seguramente que todo es “politiquería” y “grilla” sin atender siquiera los argumentos esgrimidos por los gobernadores que representan a casi el 37% de la población nacional que habita en sus estados.

Así que las cosas seguirán como hasta ahora y la estrategia federal contra el Covid-19 se mantendrá tal cual con sus casi 48 mil muertos contabilizados oficialmente hasta ayer domingo y más de 439 mil contagiados. Ni la economía en recesión profunda y en su peor derrumbe de la historia, ni las advertencias de empobrecimiento y la pérdida de empleos y de ingresos de los mexicanos que han hecho el Coneval y el Inegi, serán atendidos ni provocarán, al menos no por ahora, un cambio de timón en la actuación federal en esta pandemia que ya empieza a ser el peor desastre humanitario, económico y social de la historia reciente del país.

La razón por la que el presidente no moverá a Hugo López-Gatell ni le pedirá su renuncia, a pesar de que lo pidan gobernadores de la República y muchos mexicanos, es simple y nos la explicaba un alto funcionario del Gobierno: “Gatell es en estos momentos el pararrayos presidencial. Sobre él recaen todas las presiones, acusaciones y señalamientos de responsabilidad por las cifras crecientes de muertos y contagiados del Covid y por eso precisamente van a mantenerlo hasta que aguante. Si no le echan la culpa al epidemiólogo que se equivocó en todas sus proyecciones y en sus modelos de vigilancia y hasta en el método de contención de la enfermedad ¿a quién se la echarían?”.

En ese sentido es que López-Gatell, aún con todos sus errores y equivocaciones, seguirá siendo una especia de “escudo protector” para el presidente López Obrador que lo mantendrá hasta que ya no le sirva y, muy probablemente, aunque le den una salida digna en algún nuevo organismo público o en otra encomienda, la idea es que el subsecretario que sí ha tenido un enorme poder de decisión, incluso por encima del titular de Salud, Jorge Alcocer y, ni se diga del Consejo de Salubridad General que debió haber sido el que tomara las decisiones y dictara las normas según la Constitución, se lleve cuando se vaya todo el desgaste, las responsabilidades y las culpas que inevitablemente reclamarán los mexicanos doblemente dolidos y golpeados por las pérdidas humanas y por la crisis económica.

Pero mientras eso suceda y en tanto el subsecretario López-Gatell siga deteniendo los rayos y descargas políticas, evitando que estos le lleguen al Presidente, seguirá firme y conduciendo la pandemia al desastre en que se está convirtiendo. Y si resistió el embate de 9 gobernadores, incluidos los de algunos de los estados más poblados e importantes económicamente del país, quiere decir que el doctor aún le es útil al Presidente, aunque desde hace rato haya dejado de serle útil al país y a los mexicanos, a juzgar por la situación de la pandemia y sus dramáticos efectos.

Los dados mandan Escalera Doble. Luce buena la semana.


Imprimir
COMENTARIOS