×
Manú Dornbierer
Manú Dornbierer
ver +

" Comentar Imprimir
04 Agosto 2018 04:00:00
El petróleo que fue nuestro
TODOS LOS MEXICANOS PATRIOTAS, POBRES O RICOS, SE REUNIERON ALREDEDOR DEL PRESIDENTE LÁZARO CÁRDENAS PARA RESCATAR EL PETRÓLEO DEL PAÍS DE MANOS EXTRANJERAS QUE LO EXPLOTABAN

DESDE EL PORFIRIATO

La tarde del 18 de marzo de 1938, el presidente Lázaro Cárdenas convocó a su Gabinete a las 8 de la noche al Palacio Nacional. A las 10, dio a conocer el Decreto Expropiatorio del Petróleo, en base a los artículos 27 y 123 Constitucionales.  

Desde ese momento todos los ciudadanos nacidos en territorio nacional fueron propietarios del petróleo de México y de 16 empresas petroleras ubicadas en el país, de sus instalaciones y por ende, de la extracción y la tecnología .  

Fueron expropiadas en forma legal su maquinaria, instalaciones, edificios, refinerías, estaciones de distribución, embarcaciones, oleoductos y los bienes muebles e inmuebles. de la Compañía Mexicana de Petróleo llamada El Águila(Royal Dutch Shell), la Compañía Naviera San Cristóbal, la Compañía Naviera San Ricardo, la Huasteca Petroleum Company (subsidiaria de la Standard Oil Company de New Jersey, que se vio afectada a cambiar su nombre Amoco Corporation), la Sinclair Pierce Oil Company, la Mexican Sinclair Petroleum Corporation, la Stanford y Compañía, la Penn Mex Fuel Company, la Richmond Petroleum Company, la California Standard Oil Company of Mexico (hoy Chevron Corporation), la Compañía Petrolera, la Compañía de Gas y Combustible Imperio, la Consolidated Oil Company of Mexico, la Compañía Mexicana de Vapores San Antonio, la Sabalo Transportation Company, Clarita S A y Cacalilao Sociedad Anónima, así como de sus filiales o subsidiarias, con la promesa de cumplir con los pagos a los involucrados en el tiempo de diez años conforme a derecho.

ASÍ NACIÓ PEMEX

El problema con las empresas extranjeras que ganaban fortunas inauditas y por supuesto se las llevaban a sus países, empezó a fin de 1901, debido a una ley de Porfirio Díaz según la cual el presidente podría otorgar permisos a particulares y compañías. Suena familiar más de un siglo después , pero los canallas entreguistas dicen que es muy “moderno” y que los que nos oponemos, somos unos “anticuados”. Naturalmente las empresas extranjeras se aprovecharon de las facilidades que les otorgaba” un gobierno dadivoso para los extranjeros como fue el de don Porfirio”, dijo alguien, que no conocía aún al vendepatrias Carlos Salinas y su últimos títeres entre ellos el final, Enrique Peña Nieto. Por cierto, una de las pruebas que tenemos de que Salinas pactó con George Bush, padre, de “cumplirle” y echar abajo la expropiación del petróleo, fue lo expresado ante empresarios japoneses por Angel Gurría, el varias veces secretario en Gabinete y “retirado con pensión oficial a los 42 años”, para saltar a la OCDE, al que José Agustín bautizó como “El Angel de la Dependencia”. Aseguró el “malalado” que Salinas gobernaría 24 años y así fue.

Compañías, constituidas bajo leyes mexicanas, se rehusaron a obedecer la ley, en el caso, a acatar la sentencia de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a favor de mejores salarios a los obreros y trabajadores de esta industria. Había sido ratificada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Fueron afectadas: La Standard Oil (Exxon), con capital estadounidense de la familia Rockefeller; y la Royal Dutch, de capital holandés e inglés, así como la mexicana, Compañía Mexicana de Petróleo El Águila, S.A., la Compañía Naviera de San Cristóbal, S.A., la Compañía Naviera San Ricardo, S.A., la Huasteca Petroleum Company. TODAS se fundirían en una sola empresa estatal bajo el nombre de Petróleos Mexicanos, fundada según decreto del 7 de junio de ese mismo año que tendría que ocuparse de la exploración, explotación, refinación y comercialización del petróleo.

 Todo esto nos es familiar ya avanzado el segundo milenio. ¿Quienes son los “anticuados”? El saqueo de México era, como tantos en países “en desarrollo”, impresionante. Por suerte, en 1917, la Constitución les puso un alto con su artículo 27 que re-in-te-gró al país su riqueza subterránea y subacuática Pero les valió sorbete a las empresas y siguieron pagando sueldos ínfimos a sus trabajadores.

En 1935 se creó impulsado por el gobierno de Cárdenas un verdadero Sindicato Único de Trabajadores Petroleros en la República Mexicana que terminó por armar una huelga. Para 1937 la situación empeoró y el estira y afloja tronó toda negociación Entre los 18 mil trabajadores no hubo unión y el presidente Cárdenas, no pudo convencer ni a unos ni a otros. Solo le quedó la expropiación cuando la respuesta de la Standard Oil, a través de su abogado de apellido Anderson, fue determinante: “Nosotros no podemos ni queremos pagar la cifra de 26 millones”… y apareció el clásico bofetón: “Háganle como quieran”. 

El 18 de diciembre, la Junta falla a favor del sindicato: Las compañías petroleras están en condiciones de pagar los 26 millones de pesos por salarios caídos, correspondientes a la huelga de mayo, que están en posibilidades de aumentar las percepciones de los trabajadores y de mejorar sus condiciones de trabajo. Las empresas se amparan ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación y, al comenzar marzo de 1938, la SCJN les niega el amparo, por lo que los trabajadores salen fortalecidos.

Entre el 3, 6 y 7 de marzo, el presidente Cárdenas se reunió con los representantes de las empresas petroleras, inconformes, arrogantes y hasta groseros. Confiaban en que los gobiernos de sus países les apoyarán e, incluso, en que podrían intervenir México.

¡Por qué no? One more time

“Cárdenas está consciente de la gravedad del asunto en lo que respecta al control de las empresas, pero también sabe que las amenazas caen en vacío porque le llega el chisme de que los gobiernos temen que si se presiona mucho a México, este puede buscar apoyo entre los gobiernos fascistas, cosa que ni por asomo había considerado el presidente mexicano, aunque también estaba consciente de que dado el conflicto mundial que se estaba armando ni Estados Unidos ni Gran Bretaña podrían intervenir a nuestro país”.  

Se da la expropiación histórica el 18 de marzo de 1938 y en 2018, de hecho, se la revoca después de la larga batalla salinista por convencer a los mexicanos que lo moderno y lo mejor es traicionarlos y privatizar el petróleo.
HYPERLINK “mailto:[email protected].(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2