×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
01 Noviembre 2018 04:00:00
El poder de la publicidad
Por Jesús Carlos Mena

Una buena campaña publicitaria genera emociones o sentimientos en los consumidores por la creatividad con la que se realiza y se presenta al público. Sus costos no son baratos, quien ha contratado publicidad lo sabe y es aquí donde nace uno de los principales frenos para los negocios.

A la publicidad, una parte importante de los negociantes la considera más un gasto (dinero que no regresa) que una inversión (retorno de dinero), ya que piensa que no es efectiva o que no vuelve con creces el dinero aplicado. Sin embargo, poner a creativos a realizar una campaña publicitaria no es nada barato porque no basta sólo un anuncio, sino toda una estrategia para saber a qué público se va a llegar.

Por ejemplo, qué tan sencillo o complicado resulta vender libros en México si es un país en el que al año se leen 1.5 libros. Bueno, la librería Gandhi salió con anuncios de fondos amarillos y letras negras con frases como “Tenemos libros de superación nacional”, textos cargados de ironía, verdad y sarcasmo, que resultaron todo un éxito publicitario. O quizá algunos recuerden ese anuncio que incluía la frase “La rubia que todos quieren”, refiriéndose a la cerveza Superior y que empleaba a una mujer rubia muy atractiva para decir que la cerveza era clara. Fue una campaña de 1985 que a la fecha aún se recuerda.

Los comerciales o anuncios deben ir acompañados de toda una estrategia de posicionamiento de la marca en la mente de las personas y ello incluye acciones a realizar. Un ejemplo fue la acción que realizó la marca de huevo San Juan, que obsequió maletas a viajeros que utilizaban cajas de huevo como maletas en la central de autobuses Tapo, en la Ciudad de México. Sí, les cambiaron su caja de huevo por una maleta nueva, con lo que San Juan se posicionó y dejó una acción en la mente de su consumidor.

La publicidad se trata entonces de creatividad absoluta, necesidad de estar presente en la mente de los consumidores a través de acciones que promuevan su recuerdo, de ahí que sea un servicio no barato.

Hoy, los medios de comunicación tienen en las redes sociales toda una diversidad de públicos impresionante, en donde el lenguaje con el cual se van a dirigir debe ser diferente al que se emplea en una versión impresa de un diario o de un comercial de televisión.

Vale la pena invertir en la publicidad; claro que sí se va a desembolsar un recurso, sí, pero a cambio se tendrá una acción muy valiosa: estar en la mente del consumidor, que es el activo más costoso que un medio de comunicación puede ofrecer.

Transformar un negocio es también trasmutar la mente que tenemos para ver las posibilidades que podemos obtener a través de la publicidad que se compra en la radio, televisión, periódico o internet. Hoy los canales para llegar a los consumidores se han multiplicado, sólo se requiere tener claro a quién se desea llegar.

La publicidad no es un gasto, es una inversión que vale lo que cuesta porque ofrece posicionamento de un elemento muy valioso del negocio como es su marca, a la que le sumará valor en el mercado por el reconocimiento en la mente del consumidor que le generará, el elemento más valioso de una campaña publicitaria.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2