×
Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola
ver +
Carlos Loret de Mola estudio en el ITAM, la carrera de Economía. Estuvo en Acir, en Imer con Rocha, luego en Radio 13, después en W Radio y ahora también en Televisa. Nació en Mérida, Yucatán, México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM). Es conductor del informativo matutino Primero Noticias (1:N) en el canal 2 de Televisa, y del noticiero vespertino “ Hoy por Hoy” en W Radio. Ha sido corresponsal de guerra en Afganistán y Haití. En Indonesia cubrió los desastres que ocasionó el Tsunami. Es autor del libro “ El Negocio . La economía de México atrapada por el narcotráfico” y coautor de “ Bitácora de Guerra”. Carlos Loret de Mola trabajaba con Ricardo Rocha como reportero y un día lo llamó Luis Vázquez, quien es el Productor General de Noticieros de Televisa, y le dijo que si quería hacer un casting porque estaban por iniciar un nuevo proyecto de noticieros para Canal 4 y buscaban un conductor. Hizo el casting y antes de que llegara a su casa ya le habían hablado para decirle que lo habían seleccionado. Cuando lo contrataron, Leopoldo Gómez, Vicepresidente de Noticieros, le dijo que tenía total libertad para elegir los contenidos del noticiero. 2004 Carlos Loret de Mola es desde el 11 de octubre el titular del noticiero matutino del Canal de las Estrellas, Primero Noticias. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005 y con una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo 2001; el Premio del Certamen Nacional de Periodismo durante 2002, 2003 y 2004; el Premio de la Asociación Nacional de Locutores en 2002 y 2003, el Primer Premio Parlamentario de Periodismo en 1998, entre varios otros. 2007 Carlos Loret de Mola viaja a Tabasco para dar cobertura personalmente a la tragedia de las inundaciones en esa región de México. Una semana después de haber terminado su programa en W Radio (del grupo Radiópolis), el periodista Carlos Loret de Mola debutó con una nueva emisión en Radio Fórmula, con el programa Contraportada.

" Comentar Imprimir
08 Mayo 2019 04:06:00
El PRI quiere ser de izquierda
La tarde de antier fue tarde de fuego en el PRI. Un agarrón entre los dos grupos que buscan reconstruirlo. Una comida y luego una reunión en las que hubo rispideces, jaloneos, levantones de voz y hasta amenazas.

El más desprestigiado de los partidos políticos relevantes atestiguó un encontronazo entre el grupo que lleva a la cabeza al gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, y el que postula al exsecretario de Salud y exrector de la UNAM, doctor José Narro.

A Alejandro Moreno “Alito” lo respaldan los gobernadores del PRI; en especial, el de Oaxaca, Alejandro Murat. Y tiene el visto bueno del presidente López Obrador.

A José Narro lo respaldan Manlio Fabio Beltrones, el senador Miguel Osorio Chong, el expresidente Carlos Salinas y casi todos los exdirigentes del partido.

El lunes ambos grupos se encontraron para definir el método de la elección del nuevo dirigente nacional. El grupo de Alito se impuso al grupo proNarro.

Los del campechano querían que la elección priista fuera en votación abierta de los más de seis millones de militantes que tiene el padrón de ese partido. Los del exrector buscaban que solamente los aproximadamente 7 mil delegados fueran los electores.

¿Por qué apoyaban esos métodos? Los de Narro han dicho que porque el padrón no es confiable y a últimas fechas lo han “inflado” de nuevos militantes los operadores políticos de los gobernadores de Campeche y Oaxaca. Pero también es cierto que el grupo que respalda a Narro controla a la mayoría de los delegados. Algo similar ocurre en el bando de enfrente. Los que respaldan al gobernador Moreno dicen que la reconstrucción del PRI tiene que partir de toda la militancia y no ser otra vez una decisión cupular. Pero también es cierto que los gobernadores que respaldan a Alito pueden operar con mucha soltura en una elección abierta con un padrón que ha sido cuestionado por el INE.

Al final se decidió que fuera una elección abierta a la militancia con el padrón existente, organizada por el PRI, no por el INE.

Ayer en Despierta de Televisa, en la mesa que organizamos con el gobernador Moreno y el exsecretario Narro, quedaron claras las distancias, los puntos de choque, de discusión. Difieren en el método de elección de dirigente nacional, se critican en sus trayectorias y apoyos, se separan en lo que dice representar cada uno en comparación con su rival, pero se hermanan en una misma visión: consideran que el PRI tiene que convertirse en un partido progresista, de izquierda.

Me sorprendió que la apuesta del PRI sea comerle un pedazo del pastel de la izquierda al presidente López Obrador. No tanto desde el miedo que genera por sus planes económicos y sus rasgos autoritarios, sino desde el desencanto de su propia base ante malos resultados y de los damnificados de sus decisiones.

Veremos si los priistas son capaces de reconstruir un partido que, por ahora, parece hundido en el peor de los pantanos: el de la intrascendencia.

Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2