×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
02 Febrero 2019 04:00:00
El primer toro, la Guardia Nacional
Ha comenzado el segundo periodo ordinario de sesiones y entre decenas de asuntos que se esperan ser procesados legislativamente, no habrá prioridades más graves que la culminación de la creación de la Guardia Nacional y la reforma al 19 constitucional con la que se plantea la prisión preventiva oficiosa.

En este último, tanto diputados y senadores deberán debatir hasta qué grados serán los alcances –de poner en prisión oficiosamente- a quienes cometan los delitos de robo de combustibles, conocido como el huachicoleo; el uso de programas sociales con fines electorales y la corrupción con fines de enriquecimiento ilícito.

Estos cuatro asuntos estaban considerados la materia prima del periodo extraordinario de sesiones de los pasados 16 y 17 de enero. Sin embargo, únicamente el primero, la Guardia Nacional, fue objeto de aprobación, aunque de modo parcial, porque solamente la Cámara de Diputados lo dictaminó y aprobó.

Ayer, por cierto, el Senado de la República comenzó la discusión de la Minuta marras que les envió la Cámara de Diputados el 17 de enero reciente.

Los otros tres asuntos, candentes por naturaleza, fueron frenados por el PAN, PRD y PRI, con el argumento de que son tan sensibles para la sociedad mexicana que deben ser objeto de revisión y reflexión concienzuda. Ni siquiera fueron considerados para su discusión y dictamen en el periodo extraordinario.

Aunque hay también la contra argumentación, en el sentido de que las tres serán, realmente, un danzón dedicado para amarrar de las manos a toda esa clase política corrupta y cínica que se enquistó en aquellos tres partidos políticos, que hicieron de la Cosa Pública un verdadero chiquero.

No es difícil imaginar a priístas, panistas y perredistas en las filas del huachicol y en la práctica de la corrupción a ultranza, así como en el ejercicio de trampas electorales para conservar el poder donde todavía lo tienen o para tratar de regresar donde ya lo perdieron.

A pesar de que estos tres partidos, juntos, no representan ni la mitad del Pleno de los 500 legisladores, sí tienen un gran peso político a la hora de las votaciones de los dos tercios, requeridas para reformas constitucionales.

En el caso de la Guardia Nacional, los diputados realizaron cambios con los que no está de acuerdo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Y los senadores de Morena, con Ricardo Monreal a la cabeza, de inmediato se hicieron eco de los reclamos del primer mandatario, y aunque plantearon la posibilidad de un nuevo periodo extraordinario en enero, terminaron por dejar que llegaran los tiempos del segundo periodo ordinario.

Y en eso están ahora: en el comienzo de la revisión de la minuta turnada por los diputados.

Para la semana entrante, los senadores consideran que estarán listos para discutir y votar en el Pleno las reformas que harán posible el nacimiento de la Guardia Nacional.

No están seguros de que suceda lo mismo con los otros tres asuntos, relativos a la prisión preventiva oficiosa. Y en torno de este tema hay coincidencia en la Cámara de Diputados. Ayer, verbigracia, nadie tenía la certeza de que pueda ser dictaminado en comisiones la tan llevada y traída reforma al artículo 19 constitucional, la semana próxima.

REFORMA EDUCATIVA
Hay, como se decía, decenas de asuntos legislativos que esperarían turno de dictamen en el periodo que ha comenzado; otro muy sensible políticamente es la reforma educativa, con la que en los hechos el Ejecutivo Federal ha planteado la anulación de la reforma educativa que aprobó a matacaballo y en la madrugada del jueves 19 de diciembre de 2012, el PRI, el PAN y el PRD.

Una reforma que ahora el PAN sigue defendiendo. De hecho, ayer el diputado federal panista Juan Carlos Romero Hicks anunció que el miércoles de la semana próxima presentarán una propuesta de reforma educativa, con la que suponen sería la antítesis de la reforma que plantea Andrés Manuel López Obrador.

Por sí misma, esta reforma ha concitado debates cruentos desde aquel 19 de diciembre de 2012, de la que se desprendió una reforma a la Ley General de Educación el 25 de agosto de 2013.
Una reforma que concitó un gran malestar en el magisterio nacional porque fue demostrado que no fue una reforma para robustecer el sistema educativo nacional, sino una reforma laboral, envenenada, en contra de los maestros, a quienes jamás el gobierno de Peña Nieto y tampoco el PAN tomaron en cuenta.

No se necesita esperar al miércoles para saber lo que habrá de proponer el PAN; es de intuir que será algo así como un reciclamiento de la mala leche que aprobaron en diciembre de 2012 y agosto de 2013.

GUARDIA NACIONAL
El Senado de la República recibió ayer al secretario de Seguridad Pública Alfonso Durazo, en la mesa de revisión y análisis de la reforma constitucional en materia de Guardia Nacional. Más tarde esperaba a los titulares de Defensa y Marina.

En tanto, esto dijo Durazo: “¿Con qué contamos para resolver o enfrentar exitosamente el problema de la inseguridad? Contamos con cuerpos de seguridad estatales y municipales marcados por una lamentable debilidad institucional, unos más que otros, pero todos muy lejos de estándares profesionales imprescindibles para ser exitosos en la atención del problema.

“Hay, de los casi dos mil 500 municipios del país, sólo mil 800 tienen policías, y de ellos sólo la mitad tiene cuerpos de seguridad mayores de 20 elementos; y de ellos, solamente un 40 por ciento tienen niveles razonables de capacitación”.

Así comenzaba el segundo periodo ordinario de sesiones. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5