×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
04 Noviembre 2016 04:06:00
El proceso electoral
Este martes 1 de noviembre, el Instituto Electoral de Coahuila (IEC) declaró el inicio del periodo electoral 2016-2017, en el cual se renovará el Congreso local, las alcaldías y el cargo de gobernador.

Debemos recordar que este nuevo instituto, además de ser el responsable de organizar los procesos electorales locales y de promover la participación ciudadana en la entidad, tendrá como principal objetivo el resolver el grave problema de desconfianza que el anterior instituto (IEPC) nos dejó, por lo que deberá, desde ahora, funcionar bajo los principios de autonomía e independencia y no dejar lugar a duda de ello.

El Consejo General de este instituto es el máximo órgano de dirección y está integrado por una consejera presidente y seis consejeros electorales designados por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral; un secretario ejecutivo y los representantes de los partidos políticos.

Hablar de las responsabilidades de los integrantes del Consejo General de ese Instituto es hablar del marco legal, es hablar de la sujeción estricta al imperio de la norma jurídica, es hablar de la voluntad política de los actores y es hablar de la tolerancia y el acuerdo presente día con día, del diálogo de altura de todos los actores políticos y del consenso entre todas las partes, y en eso deberán los integrantes de la mesa del consejo empeñar su esfuerzo.

Además, todos los actores políticos tendrán la encomienda principal de recuperar la confianza de quienes no creen en las elecciones y profundizar en la cultura política de los ciudadanos para que ejerzan su derecho al voto y contribuyan de esta manera a que los gobernantes de Coahuila gobiernen con verdadera legitimidad de la mayoría de la población, y no sólo de la mayoría de los electores.

Desgraciadamente el proceso electoral ha iniciado en Coahuila con una legislación elaborada de manera presurosa y a la ligera por parte de los legisladores locales, lo cual nos habla plenamente de las características de desorganización y carencia de compromiso de nuestro estado.

Sin embargo, y para fortuna de los coahuilenses, los tribunales de alzada se han dado a la tarea de componer la función legislativa local y mediante la revocación de diversos artículos inoperantes de nuestra ley, intentan impulsar verdaderamente la vida democrática de nuestra entidad mediante el establecimiento de un sistema electoral que dé lugar a procesos electorales libres, organizados y confiables.

Una de las mayores aspiraciones de los mexicanos, y principalmente la de los coahuilenses, es la de contar con un régimen auténticamente democrático, donde el acceso al poder pueda llevarse a cabo pacíficamente, pero sobre todo con certidumbre y en el ejercicio del mismo los gobernantes se legitimen, esto es que el estado de derecho tenga plena aceptación y vigencia.

La ciudadanía coahuilense y las fuerzas políticas que nos representan tenemos el derecho y la obligación de contar con un sistema democrático que permita a los ciudadanos participar directamente y sin temor en la renovación de los poderes de esta entidad federativa, bajo los principios rectores de un proceso eleccionario verdaderamente eficaz.

Así que, dadas las condiciones de funcionamiento del árbitro electoral, a los ciudadanos sólo nos resta entender que las instituciones electorales no son los factores que producen el cambio político; ellos no determinan o deciden a los ganadores o perdedores, sino que su obligación se reduce a causar una contienda con todas sus garantías, como lo son: la de la legalidad, la certeza, la independencia, la imparcialidad, objetividad y equidad.

Con el inicio del proceso electoral en Coahuila se abre una nueva etapa en el acontecer político de Coahuila, se inicia desde mi perspectiva, un proceso con buenos augurios al considerar que contamos con un nuevo instituto electoral de Coahuila, con un firme propósito de establecer y ensanchar el camino de la confianza.

Los coahuilenses debemos saludar en este órgano colegiado a los consejeros electorales y emitir un voto de confianza con la esperanza de que a pesar de que tendrán, sin duda, presiones de todo tipo por parte de los protervos detentadores del poder, así como de oscuros intereses que ya se han dejado sentir en la mesa del consejo, sabrán creo, velar por los principios de ese nuevo instituto.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add