×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2017 04:00:00
El pueblo pierde
Por consecuencia de las escasas promesas claras de campaña y las poco alentadores propuestas de gobierno de los candidatos a gobernador del Estado, en las que en ninguna se prevé un verdadero cambio; hoy a 15 días de la elección el panorama es poco claro. Ninguno de los actores políticos y analistas hasta hoy se atreven a vaticinar con seguridad un resultado, esto a pesar de que sólo dos partidos, se disputan verdaderamente la Gubernatura del estado, por ser estos los únicos con posibilidades reales de alcanzar el triunfo, a pesar de la diversidad de partidos que contienden y la aparición de la figura del candidato independiente que en esta inédita elección también compite.

Ningún candidato sobresale, ya que cualquiera de ellos significa la permanencia del mismo régimen neoliberal que tanto daño nos ha causado. Los constantes escándalos de corrupción, que de manera consuetudinaria se vierten sobre las principales figuras contendientes y los partidos que los postulan, han logrado que el resultado de la elección del próximo 4 de junio sea de pronóstico reservado.

No hay propuesta gubernamental de algún candidato al Gobierno del Estado que haya logrado el interés de la ciudadanía, ya que la promesa de acabar con la corrupción y de castigar a quienes la practiquen es la bandera de todos los candidatos como principal promesa de campaña, ninguno de ellos se compromete a más. En el mejor de los casos, los candidatos se toman un poco de tiempo para explicar al ciudadano la manera en que piensan castigar a los corruptos.

Ninguno de ellos ha previsto ni de lejos la implementación de un régimen político distinto, que verdaderamente responda a los deseos de los gobernados, por el contrario, todos ellos descansan su promesa de gobierno en meter a la cárcel a los que ya nos han lastimado, lo que además de que dicha acción de ser cumplida poco contribuirá al mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos; también pone en evidencia el franco desconocimiento de los candidatos de las facultades, deberes y obligaciones del Gobernador del Estado, las cuales por si ellos no saben, se encuentran contempladas en el capítulo II, artículos 82 y 84 de nuestra Constitución Política local, ordenamientos que en ningún momento prevén como deber, ni como facultad del Ejecutivo estatal, el castigar, perseguir e investigar a los delincuentes.

A pesar de lo anterior, 15 días restan para que el ciudadano acuda a una urna y elija de entre los candidatos al que más le convenza o por lo menos al que menos mal vea, sufragio que dadas las condiciones de la elección seguramente emitirá resignado a seguir cargando sobre su espalda los errores y excesos de los hombres y mujeres que en elecciones pasadas favoreció y que mal le han pagado; consciente de que su voto ahora no significa cambio alguno porque ningún candidato se lo ha prometido, pero eso sí, con la única aliciente de que quizá y sólo quizás el día de mañana los políticos y gobernantes entiendan que en sus manos está el hacer el bien a la comunidad y que ser elegido no significa la amnistía de la ciudadanía para darse una vida de lujos e impunidad al cobijo de las instituciones, agraviando a la sociedad con sus insensatas decisiones, es decir, que por primera vez en una elección no se concluya que: el pueblo pierde.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add