×
Umbral Empresarial
Umbral Empresarial
ver +

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2015 04:00:16
El recuento de los daños
Por: Gabriel Martínez García
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Con un retraso de cinco meses, pero ya se concluyó y entregó la obra del segundo piso en la llamada Zona Dorada del periférico Luis Echeverría, que ha venido a solucionar un añejo y muy grave problema de embotellamiento vehicular en las intersecciones de LEA con Sierra Mojada, Abasolo y La Fragua. 

En el evento se contó con la presencia del titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, quien además de equivocarse en el nombre del Alcalde de Saltillo, tampoco tuvo la cortesía -ni él ni su delegado en Coahuila, Héctor Franco López- de disculparse con comerciantes y prestadores de servicios de toda esa zona por el considerable atraso y todas sus afectaciones. 

¿Y por qué ellos? Se preguntarán ustedes. Simple y sencillamente porque se trató de una obra federal, y si bien es cierto que toda nueva infraestructura y más en materia de vialidad, durante su construcción siempre llevará un grado de sacrificio, hubo negocios con serias afectaciones en ventas, otros que cambiaron su ubicación e incluso varios que cerraron sus puertas definitivamente, con el respectivo impacto en materia de empleos perdidos. 

Tampoco de la gente de la Secretaría de Infraestructura del Estado, que sólo actuó como entidad supervisora de obra, hubo algún comentario hacia todos esos comercios afectados, y en ese tipo de aspectos ha quedado demostrado que la clase política no ha crecido, porque nada les costaba reconocer a los propietarios y empleados de todos esos negocios. 

Finalmente esa zona de Saltillo parece volver a la normalidad, y claro, los dueños de comercios que sobrevivieron van a tener que ser muy creativos para recuperarse en materia de ventas, porque el número de automovilistas y por ende de potenciales clientes ya no será el mismo, porque gran parte de ellos circulará por la parte alta de la nueva infraestructura. 

Ahora a quienes hay que pedirles mucha seriedad y cumplimiento en el desarrollo y fechas de conclusión de obras, es a los funcionarios municipales, porque todavía no terminaban la remodelación de la calle Aldama, y ya iniciaron los trabajos en la de Allende. 

Y como dice doña Consuelo, propietaria de una tienda ubicada en la de Aldama, “ellos, los funcionarios, no tienen ni idea de lo que significa pagar sueldos cada semana, pagar renta cada mes, pagar IVA y Seguro Social cada 15 o 16, entonces que se den prisa y que hagan las cosas bien”.

Es todo.
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2