×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
19 Diciembre 2016 04:00:00
El significado
Llega diciembre y con él, las tradicionales fiestas en conmemoración de la Navidad. Todo cambia, las ciudades se visten de luces, las personas nos ponemos más emotivas y las casas se llenan de colores, sabores y aromas típicos.

Todos, sin importar la edad, esperamos que llegue diciembre para arrancar con las posadas, que aunque ahora son el pretexto perfecto para la fiesta y la música, el significado real es recordar el  peregrinaje de San José y la Virgen María en busca de un lugar dónde descansar.

Tradicionalmente, los anfitriones de la fiesta toman el papel de posaderos, mientras los invitados, con velas encendidas, hacen la petición de posada en la entrada de la casa entonando versos, los cuales son contestados de la misma manera por los anfitriones, hasta que estos últimos abren las puertas para dejar entrar a los peregrinos y comenzar la fiesta.

Un elemento imprescindible son las piñatas. Para su elaboración se recurre a diferentes diseños y materiales, pero el más tradicional es el que representa una estrella con siete picos que simbolizan  los siete pecados capitales, se cuelga la piñata y todo listo.

Algo muy típico en los hogares durante estas fechas es el Nacimiento. Esta representación es de lo más bonito y consiste en colocar figuras de cerámica, que representan a la Sagrada Familia dentro de un pesebre, que simboliza el lugar de nacimiento de Jesús. También se recrean escenas con pastores y personajes bíblicos como los Reyes Magos.

Otra tradición durante las fiestas decembrinas es la puesta en escena de las pastorelas. Estas representaciones teatrales evocan la anunciación del nacimiento del Niño Dios a los pastores. Tradicionalmente, los personajes encarnan la lucha entre el bien y el mal, pero las obras varían dependiendo del contexto y la región del país en donde se realizan.

Creo que lo más emotivo y que todos esperamos es la noche del 24 de diciembre. Para la ocasión, las familias se reúnen para celebrar la Nochebuena y agradecer por las bendiciones recibidas en el año, es maravilloso sentarse a la mesa y compartir con las personas que más queremos los platillos típicos.

En esta época expresamos los buenos sentimientos, los nuevos propósitos, recordamos lo mucho que queremos y valoramos a nuestra familia y la importancia que tienen en nuestra vida.

¡La Navidad es mágica! Es época de celebración, de reflexión; de renovación espiritual, de abrazarnos con la familia y los amigos. Es el tiempo perfecto para dar gracias por lo que tenemos, por lo que somos, es el momento para reencontrarnos con quien hemos estado distanciados, y es la mejor oportunidad que tenemos para hacer felices a los demás.

Estimados lectores, ¡que disfruten las fiestas y pasen una muy feliz Navidad en compañía de sus seres queridos!
Imprimir
COMENTARIOS



top-add